El Breogán inicia su nueva etapa frente al Fuenlabrada

LUGO

Carlos Castro

Tito Díaz se estrena en el banquillo en un partido crucial para los lucenses

24 mar 2019 . Actualizado a las 11:50 h.

En pocas ocasiones un partido como el que disputaránel domingo a las 12.30 horas Cafés Candelas Breogán puede ser tan importante y presentar tantas novedades.

Los locales llegan a este compromiso dispuestos a demostrar que son el león que aparece en su escudo y que ruge con fuerza cuando es necesario y no el corderito manso del último partido en el que fueron humillados en San Sebastián, solo ellos pueden demostrarlo y cambiar la imagen que tanto enfadó a la afición y que provocó la inmediata reacción de la directiva con relevo de técnico y despido fulminante de un americano.

El compromiso fue bautizado por el nuevo inquilino del banquillo, Tito Díaz, como el de los efectos, ya que considera que, además de que se trata de un encuentro para jugar con mucho corazón, el efecto Pazo, que tanto atemoriza a los equipos contrarios, y el efecto reacción de los jugadores, cuyo trabajo e intensidad en los entrenamientos alabó durante la semana, sean los pilares para superar al cuadro madrileño. Para que no falte de nada, el Breo decidió incluir a Henk Norel, por primera vez tras siete meses de recuperación, en la lista de jugadores que se vestirán de corto y su entrenador dejó entrever que podría actuar unos minutos si lo necesitan.

La afición nunca falla y la prueba es que tras pasar el cabreo inicial del ridículo en Donosti las redes se plagaron de mensajes de apoyo para convertir al Pazo en la olla a presión de cada partido.

En el plano únicamente deportivo y de efectos, en este caso clasificatorio, el encuentro es fundamental para ambos conjuntos, pero más para los locales por el hecho de jugar en casa. La lectura está más que clara, un triunfo supondría tener el básquet average favorable con los madrileños a los que el Breo ya superó en el Fernando Martín y les permitiría escapar de la zona de descenso que ahora ocupan.

«Nuestro rival estuvo a un alto nivel de anotación en los últimos partidos y eso es un problema para nosotros, que en ese aspecto estamos bajos. El partido empezará por tanto por nuestra defensa», dijo Tito Díaz, que reconoció que el la cita de esta mañana es más para sacar adelante con el «corazón que con aspectos tácticos», debido al poco tiempo que tuvo para preparar cosas nuevas con los suyos.

El técnico del Montakit, Jota Cuspinera, definió el encuentro como «un partido para esperar lo inesperado. Evidentemente hemos estudiado lo que han hecho hasta ahora, pero al contar con un entrenador nuevo han podido introducir cosas distintas».