Limpian a mano el estiércol de pollos que echaron sobre mámoas de Becerreá

El dueño de la finca tuvo que retirar los excrementos en el yacimiento tras intervenir Patrimonio y el Seprona


lugo / la voz

La denuncia del Colectivo Patrimonio dos Ancares de que una mámoa de la necrópolis megalítica de O Chao do Marco, en la parroquia de Fontarón (Becerreá) había sido usada como almacén de estiércol de una granja de pollos ha surgido su efecto inmediato, casi sin que se llegase a presentar la correspondiente denuncia.

Y es que tanto Patrimonio de la Xunta como el Seprona actuaron de inmediato ante lo que suponía un atentado contra la mámoa más grande del concello de Becerreá, de casi 30 metros de diámetro, y la primera que fue catalogada en el municipio en los años noventa. El servicio de prevención de la naturaleza de la Guardia Civil levantó acta de lo sucedido y Patrimonio buscó una solución urgente, que pasó por instar al propietario de la finca a retirar el estiércol almacenado para labores agrícolas en otras fincas.

El dueño tuvo que retirar el estiércol de forma manual, con rastrillos, ya que al ser un bien catalogado no se puede utilizar maquinaria. Incluso las huellas que había dejado la descarga de dos camiones fueron eliminadas. El yacimiento, que se encuentra a pie de la carretera provincial LU-708, que comunica O Cereixal y Louxas, fue señalizado hace años por el colectivo patrimonial, pero al poco tiempo se retiró la señal.

La agresión a esta mámoa es, para el historiador e integrante de Patrimonios dos Ancares, Xabier Moure, un ejemplo más de los continuos ataques que sufren los yacimientos megalíticos en Galicia. Son frecuentes las agresiones al patrimonio catalogado pero que como en ocasiones no son restos visibles o no se hallan en las ciudades sus daños pasan más desapercibidos. Moure pone como ejemplo las lamentables pintadas en la catedral de Santiago, cuyo foco mediático es inmediato, pero recuerda que hay decenas de yacimientos antiguos que están olvidados, sin señalización o una protección efectiva, más allá de su catalogación.

«Neste caso afortunadamente os danos son reversibles, porque a imaxe era horrible, como unha pintada, pero pódese limpar. O peor é cando se arrasa cun xacemento completo», explica Moure, como sí sucedió en febrero en nueve mámoas de la ruta de Cereixa a Louxas. «A tala e repoboación forestal levounas por diante. Neste caso solicitamos a Patrimonio que se impoñan sancións por falta grave, o que pode conlevar unha multa que oscila entre os 6.000 e 150.000 euros».

Estiércol de pollo sobre la mayor necrópolis megalítica de Becerreá

Suso Varela

El Colectivo Patrimonio dos Ancares denunciará los hechos ante el Seprona, Patrimonio y el Concello

Los integrantes del Colectivo Patrimonio dos Ancares estaban realizan un informe sobre las 37 mámoas situadas a ambos lados de la vía provincial LU-708, que comunica O Cereixal y Louxas (en los concellos de Baleira, Becerreá, A Fonsagrada ye Navia de Suarna ) cuando se encontraron de cara con una nueva agresión al patrimonio megalítico, en concreto en la mámoa de la necrópolis de O Chao do Marco, en la parroquia de Fontarón (Becerreá), la más grande del municipio y la primera fue catalogada, en los años.

Lo que allí se encontraron lo explica el historiador Xabier Moure: «Sobre a mámoa despositaron dous camións de esterco de granxa de polos (o olor característico e as plumas así o delatan). Os camións deixaron as rodeiras sobre o túmulo, e tamén se ven rodeiras de tractor para cargar o esterco e levalo para abonar outros terreos, o que lle ocasionaron ao enterramento uns sucos considerables. É como se o fixeran a propósito xa que hai terreo de abondo para descargar o esterco. Pero non, foron a depositalo xusto sobre a mámoa».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Limpian a mano el estiércol de pollos que echaron sobre mámoas de Becerreá