Un minuto y veinticinco segundos en el negro agujero


El actual túnel de Oural, con casi dos kilómetros de largo, plantea dificultades. Es estrecho, tiene problemas de ventilación y no posee salidas de emergencia. La evacuación de los pasajeros, si se presenta alguna incidencia, puede resultar complicada. Quedarse en el medio del túnel y salir, aunque no haya ninguna dificultad, puede resultar agobiante para muchas personas, a pesar de que personal de algunas empresas que hacen mantenimientos asegura que se ven la bocas en todo momento.

El Alvia, el tren de viajeros que comunica Lugo con Madrid y viceversa, circula por el túnel a una velocidad que oscila entre los 85 y los 89 kilómetros por hora. La velocidad máxima permitida es de 90.

El convoy de media distancia que el pasado miércoles por la tarde cubrió la línea Lugo-Ourense, tardó en atravesar el gran agujero negro 1 minuto y 25 segundos. Algunos ferroviarios aseguran que los trenes de mercancías tardan algo más. A su paso, el espacio suele llenarse de humo procedente de las locomotoras. Al menos un Alvia tuvo que dar marcha atrás porque el maquinista no veía la salida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un minuto y veinticinco segundos en el negro agujero