Lugo / La Voz

No fue casualidad que la manifestación feminista celebrada este domingo en Lugo comenzase con la actuación de un grupo de percusión, llegado de Santiago, y terminase con la de uno de batuka, formado por mujeres de la comunidad caboverdiana residente en Burela desde hace años. Del comienzo al final, con unas dos horas de duración, por la ciudad se vio una riada humana en la que el ambiente festivo estuvo presente con todo tipo de cánticos y de consignas.

Según estimaciones de la Policía Local lucense, unas 10.000 personas participaron en la manifestación, que discurrió al principio por la ronda da Muralla, entró luego en el conjunto histórico y volvió después a la ronda para terminar en otro escenario de claro significado festivo en la ciudad, la Horta do Seminario, escenario de conciertos en las fiestas de San Froilán en los último años.

Los eslóganes y las consignas tuvieron un ritmo que se tomó de canciones conocidas de años pasados o de décadas anteriores. Tanto valía Bella ciao, popularizada por los partisanos en la Segunda Guerra Mundial para proclamar «o noso corpo é a nosa escolla» o hasta el Que la detengan, de David Civera. No faltaron tampoco frases contundentes, como las que afirmaban: «Imos queimar a Conferencia [Episcopal] por machista e patriarcal».

Adaptaciones musicales

Además de los cánticos aderezados con músicas adaptadas para la ocasión, en la pancarta que abría la marcha se leía el lema «Por todas as mulleres, por todos os dereitos», mientras que otras pancartas, sostenidas por grupos de mujeres o por una sola persona y escritas tanto en gallego como en castellano, reflejaban el rechazo explícito al machismo y a una de sus expresiones más desagradables, la violencia contra las mujeres.

«Non son mortas, son asasinadas», «O machismo é o terrorismo», «Se non loitamos xuntas, mátannos por separado», «El machismo no es sexy», «Muller bonita é a que loita» o «Ensináronnos a culpa ata convertela en instinto» fueron algunos de los numerosos mensajes expresados, aunque también hubo frases que interpelaban directamente a las instituciones -«Menos discursos e máis recursos», por ejemplo- y puestas en escena que cuestionaban roles e historias tradicionales. Así, un grupo de manifestantes vestidas de Caperucita Roja anunciaban: «Vaiche cambiar o conto».

«Se paramos, o mundo para»

El final de la protesta no supuso que cesasen las frases coreadas por algunos grupos o por la gran mayoría de las personas presentes. Sin embargo, el momento más emotivo llegó con el recuerdo a la escritora Begoña Caamaño, fallecida en el 2014, y con la condena clara a situaciones de desigualdad, eso sí, con la mente y las palabras puestas en la jornada de huelga del próximo día 8.

Subidas a un escenario, María Reimonde y María Osorio, en sus respectivas intervenciones. arremetieron «contra todas as formas de explotación» y contra las conductas que se consideran reflejo de un «feminismo de efeméride», recordando que la jornada fue un preludio de lo previsto para este próximo viernes. «Se as mulleres paramos, o mundo para», se dijo en la lectura del manifiesto con la convicción de que la huelga feminista convocada el año pasado tendrá un similar poder de convocatoria en este 2019: «As mulleres máis novas están condenadas ao traballo escravista», se subrayó en la lectura.

Carácter lúdico

Leídos los manifiestos, tampoco desapareció el ambiente festivo. Desde el palco se anunció que a pocos centenares de metros, en un edificio de titularidad municipal, había posibilidad de comer algo y se recordó que la parte gastronómica estaba siempre presente en cualquier fiesta de Galicia, prueba evidente del carácter lúdico con el que se ideó una jornada como la de ayer.

Presencia de colectivos muy variados durante la protesta

A la manifestación acudieron representantes de colectivos muy diversos. Así, participó la presidenta del colectivo de mujeres inmigrantes, la peruana Luisie Motta, o miembros de un colectivo de pensionistas: «Mulleres pensionistas, tamén feministas», decían sus camisetas. La presidenta de la asociación de las mujeres inmigrantes, que reside en Vigo, comentó que movilizaciones como la de este domingo son muy necesarias y que resultaba conveniente inculcar nuevos criterios en la enseñanza.

También tomó parte en la convocatoria una representación del colectivo de mujeres gallegas transexuales, bisexuales y lesbianas. Por otro lado, junto a los grupos que acudieron como tal a la marcha había un buen número de asistentes -con una notable presencia de padres y de madres con sus hijos- que participaron a título personal.

Asistencia de cargos del PP, de Ciudadanos, del PSOE, de En Marea y del BNG

También se puede decir que fue variada la asistencia de representantes políticos: acudieron el candidato del PP a la alcaldía de Lugo, Ramón Carballo, o la portavoz local de Ciudadanos, Olga Louzao, así como la actual regidora, Lara Méndez (PSOE). También participaron la diputada autonómica de En Marea Eva Solla, o la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón. Solla -que recorrió la manifestación con un grupo de Esquerda Unida, de la que forma parte- recordó las condiciones de precariedad que sufren las mujeres en Galicia, tanto a la hora de cobrar salarios en su vida laboral como al percibir pensiones una vez jubiladas.

También se refirió a esas situaciones Ana Pontón , que destacó que la jornada de ayer transmitía un mensaje de cansancio por parte de las mujeres: «Estamos dicindo 'basta xa'», afirmó. Asimismo se desplazó a Lugo la viceportavoz de En Marea, Ana Seijas, quien señaló: «Estamos aquí para apoiarnos unhas a outras».

Amenaza

Sin citar siglas políticas, Lara Méndez advirtió de los riesgos que suponen los partidos que, en su opinión, amenazan los derechos de las mujeres, por lo que recalcó la necesidad de la movilización de este domingo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Las mujeres de Galicia defienden en Lugo el feminismo, en un clima festivo