La última tradición que hace memoria del Reino de Galicia

Esta mañana se inauguraron los actos en honor a los 350 años de ofrenda al Santísmo Sacramento en Lugo


LUGO / LA VOZ

Se cumplen 350 años desde que se instauró la ofrenda del Antiguo Reino de Galicia al Santísimo Sacramento en la catedral de Lugo. Un acto ligado al privilegio del templo lucense de mantener el pan consagrado, permanentemente custodiado por una llama encendida, en el altar mayor. Es una de las celebraciones más longevas en la comunidad autónoma y la única que sigue haciendo una memoria pública de la monarquía que rigió en Galicia en la Edad Media.

«Isto é algo máis grande que as enerxías dunha xeneración», decía el obispo Alfonso Carrasco esta mañana desde la mesa que preside el salón de plenos. El Concello de Lugo acogía la inauguración de los actos conmemorativos de ese aniversario. «Contribúe a que Lugo sexa único. É símbolo do inmenso legado histórico e cultural que temos, ademáis de contribuír a fortalecer lazos de amizade e unidade entre galegos e galegas», introducía la regidora, Lara Méndez.

La presentación de un estudio sobre los orígenes y la evolución de la ofrenda, a cargo de Marcos Calles, abrió la jornada en la que estuvieron presentes también varios representantes de las diferentes administraciones y de la Iglesia. La comitiva visitó después la exposición itinerante que acoge la catedral y recorrerá Galicia sobre la efeméride y descubrieron una placa en la basílica.

Mario Vázquez insiste en que no cobrarán a los fieles por entrar en la catedral a orar

«¿Cómo se le ocurre a alguien pensar que le vamos a cobrar por ir a rezar?», se preguntaba el deán de la catedral de Lugo. Mario Vázquez insistía ante los medios que no se privará a los fieles de acudir libremente a orar al templo lucense. «Nuestra catedral tiene celebraciones litúrgicas todo el día. No se puede cobrar ni se va a cobrar nunca por entrar en la catedral de Lugo, que quede esto claro», añadía.

Reconocía que sí se cobrará, «lo mismo que ahora», por la entrada al museo, al claustro o por subir a las torres. No sabe cual será la cantidad fijada, «no hay nada gestionado ni hay nada firmado», concluía el número dos de la diócesis tras el obispo antes de entrar en el salón de plenos del Concello lucense. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La última tradición que hace memoria del Reino de Galicia