La imprenta de Gutenberg cobra vida de nuevo en Lugo

Carpinteros del Centro de Artesanía ponen en marcha una réplica 100 % gallega


lugo / la voz

En los tiempos de Internet, de documentos en la nube virtual, de extensión del libro digital o de circulación de datos a través de redes sociales, que se ponga en funcionamiento una máquina inventada a mediados del siglo XV para imprimir textos tiene que ser un motivo de celebración. Y más en el caso de Lugo, cuyo Centro de Artesanía e Deseño (Centrad) ha sido capaz de crear y poner a funcionar una réplica de la imprenta de Gutenberg, algo que desde la Diputación de Lugo creen que solo ocurre de forma asidua en España en la Ciudad del Libro, Urueña (Valladolid), y en la Comunidad de Madrid.

El reto personal que comenzó hace más de un lustro el carpintero responsable del Obradoiro do Moble Artesán del Centrad, Álvaro Fernández, cobró ayer vida tras años de trabajos, de búsqueda de piezas y de luchar para interpretar los planos a diferentes escalas que se publicaron en la Enciclopedia de Diderot de Juan de la Cuesta. Para esta tarea, Fernández contó con la ayuda de sus compañeros del taller y del Obradoiro do Libro, Joao Fernandes, José Ángel Castro y Diego López, además de la colaboración del ferreiro de A Fonsagrada Olverio Fernández. La máquina construida en los talleres del Centrad tiene la particularidad de que es cien por cien gallega, hecha con madera de castaño de Sarria.

Esta imprenta de Gutenberg llevaba algo más de año y medio terminada y podía ser vista por los visitantes del centro. Pero le faltaba el toque final para que pasase de ser una pieza de museo a un artilugio que cobrase vida más de cinco siglos después de que cambiase la historia de Europa. Se necesitaba una pieza de mármol de grano fino que debía ir encajada en el marco de hierro. Tras conseguirla y realizar varias pruebas, ayer el presidente de la Diputación, Darío Campos, con el mandil de carpintero puesto, dio el golpe para prensar las primera letras de la réplica de Gutenberg. Se trataba de una Cantiga de Amigo de Xoán de Requeixo, trovador de Ribeira Sacra, perteneciente al Cancionero de la Biblioteca Vaticana. El texto, que cantó Fuxan os Ventos, narra la romería de O Faro en Chantada. Como destacó ayer Campos, Lugo cuenta desde ahora con una pieza excepcional, que formará parte de una nueva sala dedicada a Gutenberg.

Vanguardia

Que una pieza ideada a mediados del siglo XV cobre vida de nuevo podría parecer una historia vieja en tiempos de información efímera. Pero el valor de esta máquina del Centrad no solo es simbólico e instructivo para los alumnos, sino un ejemplo de que el ser humano es capaz de seguir creando artilugios con sus manos y su imaginación. En el Centro de Artesanía hay talento de sobra y, además, son vanguardia en Galicia y España.

Invitarán a los escolares para que puedan imprimir textos en el nuevo artilugio

A la inauguración de la puesta en funcionamiento de la imprenta de Gutenberg acudieron responsables de imprentas de la provincia de Lugo, personalidades relacionadas con la edición del libro en Galicia y un grupo de alumnos del colegio Menéndez Pelayo de Lugo. Precisamente el presidente de la Diputación anunció ayer que mandarán cartas invitación a los colegios de la provincia para que los alumnos puedan visitar las instalaciones del Centrad «e que sexan os propios nenos os que poñan en marcha a máquina, ao mesmo tempo que poidan levar un pequeno recordo do seu paso polo Centro de Artesanía».

Tórculo

Una vez que los artesanos terminaron con su labor en esta máquina de Gutenberg, ya están preparando un nuevo proyecto, en concreto un tórculo, una pieza de prensa que se utilizaba para la impresión de grabados en metal o calcografías. Formará parte de la nueva sala dedicada al impresor alemán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La imprenta de Gutenberg cobra vida de nuevo en Lugo