La calle del doctor Fernando Pardo Gómez


Era mi médico. Sí. Pero era mi amigo, y era como mi hermano y mi padre juntos. Fernando Pardo Gómez era uno de esos médicos que amaba su profesión profundamente y por eso amaba también a sus pacientes. Nos quería como a seres humanos, y nos curaba con su técnica médica y con sus palabras. Como los médicos con mayúsculas desde Galeno hasta hoy. Porque don Fernando era médico y filósofo, como Galeno, pero vivió dos mil años después, y no de Roma sino en una provincia romana.

Ahora la medicina es un negocio. Pero para Fernando Pardo Gómez era principalmente una forma de vivir. Por eso era capaz de ir desde Lugo a Os Ancares en los años 70 viajando toda una noche en su coche jugándose la vida y no cobrarle ni un duro a la familia, porque al entrar en la casa veía que había necesidad.

Su calidad humana y su inteligencia rayaban la perfección. Era un gran conversador y entendía a los enfermos muchas veces solo con mirarlos. Aunque lo que realmente le gustaba era escucharlos. Y por eso era un maestro en medicina, porque escuchaba mucho.

Deja detrás de sí una generación de hijos médicos o vinculados a la medicina, algunos también de trayectoria deslumbrante. Y aunque nos ha dejado hace ya unos días, con su eterna sonrisa, que aún me reconforta, creo que es de justicia que se le dedique una calle en Lugo. No diría que la plaza de Armanyá, donde tuvo su consulta tras volver de estudiar y trabajar en Alemania, porque Armanyá también fue un obispo humanista que le gustaba formar y curar y a la gente, como a Fernando. Pero ya que no puede ser la plaza donde trabajó, algunas de las muchas calles de Lugo merecen el nombre de Doctor Fernando Pardo Gómez. Porque muchos lucenses le debemos la vida, y si fuésemos capaces de seguir su ejemplo de humanidad, esta ciudad sería infinitamente mejor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La calle del doctor Fernando Pardo Gómez