¡Ideas y detalles de última hora para celebrar San Valentín!


El fomento del consumismo que envuelve este día contribuye a una especializada publicidad que asocia una serie de valores y un estilo de vida con los sentimientos que deberías tener por tu pareja.

Popularmente se piensa que si tu pareja no te sorprende con ver la Torre Eiffel, es que no te quiere lo suficiente, pero ¿quién se puede permitir despilfarrar a todo trapo, un día o todo un fin de semana dedicado al amor?

Si durante todo el año no compartes tiempo de calidad juntos, ni te mimas o cuidas, pero si el día de San Valentín te sorprenden tirando la casa por la ventana con un «pedazo» de regalo, ¿te olvidas de todas las carencias?

Regala amor

Este día te encuentras en cualquier red social con miles de mensajes y fotos donde muchos muestran los obsequios de sus enamorados, o donde irán a celebrar tal acontecimiento, poniéndote los dientes bien largos, si a ti no te pasa algo parecido.

Todos necesitamos a un ser humano que nos anime a vivir, que nos haga sonreír y nos mire con ojos como si fuéramos su «ratoncito», queremos a un varón o fémina que nos anteponga a cualquier otra cosa y te caliente los pies en el invierno. Si ya tienes a alguien así, no esperes al 14 de febrero para demostrarle lo que le quieres, dile que para ti todos los días son especiales por el mero hecho de estar juntos y contar con su compañía.

Reproches

¿Cuántas veces te has esforzado en agradar a tu pareja, te has adaptando a sus planes, has renunciado a cosas tuyas por estar con él o con ella? Pues bien, seguramente muchas, pero el problema resulta cuando, un día, has acumulado tanto resentimiento que estallas y se lía muy parda. Y empiezas a soltar por esa boquita de todo, porque se acerca este día y resulta que no tenéis nada organizado.

Si siempre has cedido con tal de agradar al otro, tarde o temprano vas a estallar, y si te ha tocado estar de morros hoy o acabarás el día amargado, quizás te sirva este enfado para regalaros una terapia de pareja e intentar mejorar.

Identifica tus necesidades

Si te dejas la vida en dar siempre, no es amor eso que ofreces.

Te animo que hagas un listado de lo que es importante para ti: aficiones, actividades, amigos, viajes, visitas a familiares, etc. Reflexiona sobre cómo ha sido tu vida en pareja en el último mes y los últimos 6 meses, o en tus últimas relaciones si estas soltero.

Una relación debe crecer en ambas direcciones, identifica qué es importante para ti y tu pareja, organizaos si hay cosas que no son compatibles para dar cabida a gustos diferentes o actividades distintas.

Una renuncia continuada en el tiempo es un sacrificio que te daña a ti y tu pareja. Saber identificarlo a tiempo es un buen método para mejorar la felicidad. Quien realmente te ama nunca te exige, adora compartir.

Detalles para presupuestos ajustados

Todavía estás a tiempo; si no se te ha ocurrido nada para sorprender a tu «churri», te sugiero estas ideas:

- Tarjetas con «vales»: cartulinas divertidas que contengan diferentes «deseos canjeables»: por un masaje, baño con burbujas, etc.

- Secuéstralo: no le digas a dónde e id a un lugar especial que os guste disfrutar juntos.

- Cena romántica en casa: donde el protagonista sea vuestro amor.

- Regala juguetes sexuales para obsequiaros con algo utilizable para ambos.

- Organiza una «yinkana erótica»: prepara una búsqueda del tesoro por toda la casa, con pistas y pequeños premios (preservativos de sabores, antifaz, fusta de goma, etc). abrid regalos y superad pruebas del tipo: «Tienes que hacerme sexo oral hasta que me saques un orgasmo» o «Tienes que masturbarme sin quitarme la ropa», ¡puede ser muy divertido!

- Noche de pasión: Adorna toda la habitación con velas y música adecuada. Saca la fiera que llevas dentro, ¡déjalo sin aliento! Haz un encuentro fogoso regalándole posturas como por ejemplo:

La flecha del amor: ella acostada boca arriba, coloca sus piernas abiertas, el varón sobre ella boca abajo y mirando hacia sus pies, aquí se ayuda a que la vagina aparente más estrecha y el pene pueda estimular mejor al clítoris.

La mariposa en el estomago: ambos acostados de lado, ella de espaldas (como la cuchara), pasará una de sus piernas sobre su cadera, el podrá estimular directamente el punto G.

El arco de Cupido: mujer boca arriba, piernas abiertas y flexionadas, manos sosteniendo la cabecera de la cama para levantar la cadera en formar de arco con el cuerpo, él estará arrodillado frente a ella, favorece una penetración profunda.

Consultas: anacastroliz@hotmail.com

https://www.facebook.com/ana.castroliz   

https://www.linkedin.com/in/anacastroliz-psicologa/

https://twitter.com/anacastroliz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

¡Ideas y detalles de última hora para celebrar San Valentín!