Las pruebas que hacen temblar a los 267 aspirantes a ser bombero en Lugo

En la lista de admitidos solo quedó una mujer; otras dos fueron excluidas por temas burocráticos


El Concello de Lugo tiene en marcha la oposición para al acceso en propiedad a doce plazas de bombero. Hay 267 aspirantes procedentes de diferentes de España, entre ellos solo una mujer. Otras dos quedaron excluidas de la lista final, una por presentar un certificado médico oficial no válido y otra por esta misma razón y, además, por no haber presentado el justificante del ingreso de las tasas del examen.

Ya está elegido el tribunal calificador. Lo presidirá la jefa de personal del Concello y como vocales estarán un inspector de la Policía Local, dos cabos de bomberos de A Coruña, un bombero de Lugo y el secretario accidental del Concello de Lugo. Los exámenes comenzarán a principios del mes que viene.

Dicen algunos bomberos que las pruebas físicas fueron suavizadas. En este sentido destacan la retirada de una mítica, la de los puñales y uñeros: consistía en subir siete u ocho metros clavando los agarres metálicos en un tablón sin ayuda de las piernas. Desapareció también la del cajón de arena que consistía en cargar medio metro cúbico de arena con una pala en el menor tiempo posible.

A pesar de esa dulcificación, a la que hacen referencia algunos profesionales veteranos, la práctica totalidad de los aspirantes a una de las doce plazas temen a las pruebas físicas. Un aspirante a bombero ha de demostrar que está en plena forma, entre otras razones porque no sabe a lo que puede enfrentarse.

Las pruebas

La aptitud física debe demostrarse primero con una prueba de fondo. Consiste en recorrer una distancia de 1.000 metros (antiguamente eran 200). Dicen las bases que para obtener una puntuación de cinco puntos se deberá hacer en un tiempo inferior a tres minutos y veinticinco segundos, para los hombres y en 3,55 para las mujeres. Los que no consigan un mínimo de cinco puntos ya quedarán excluidos. Un tiempo inferior a los tres minutos proporcionará 10 puntos. La prueba se realizará en una pista de atletismo de 400 metros. Quien lo desee podrá utilizar zapatillas de clavos.

Otra de las pruebas que puede resultar dura es la del ascenso de cuerda de seis metros. No hay que soltarse ni ayudarse con las piernas ni dar impulsos al comienzo. El punto de partida es sentado. Un tiempo inferior a los diez segundos proporciona 10 puntos. Quedarán eliminados quienes suban de los veinte. Eso en caso de los hombres, las mujeres podrán llegar a 25.

Socorrismo

Hay también una prueba combinada de socorrismo. Primero, los aspirantes deberán nadar 50 metros y después han de bucear para sacar un muñeco que habrá de ser arrastrado hasta un punto de la piscina. Para tener 5 puntos será preciso realizar la prueba en un tiempo inferior a los 2 minutos y 50 segundos. Bajar de los dos minutos supondrá 10 puntos.

La cuarta prueba es la de potencia del tren inferior. Consiste en un salto de longitud hacia adelante con los pies juntos y sin carrera. Un salto superior a los 2,50 metros supone 10 puntos.

La quinta es el de fuerza y resistencia del tribunal superior y consiste en comenzar en una escalera de madera de 4 metros de largo con cinco dominadas, después de las cuales habrá que pasar la escalera haciendo agarre en todos los peldaños para acabar con otras cinco dominadas. Hacerla en menos de 50 segundos dará diez puntos.

Finalmente, llegará la prueba de orientación y adaptación a espacios confinados en la que quien tenga claustrofobia puede pasarlo más. Es un circuito delimitado por compuertas metálicas dentro de un espacio confinado. El recorrido tendrán que hacerlo en condiciones de oscuridad, según las bases de la prueba.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las pruebas que hacen temblar a los 267 aspirantes a ser bombero en Lugo