Por qué cuesta dejar una relación tóxica


No te ama cuando: no te presta atención, si pasa por alto tus necesidades y tus sentimientos; o te menosprecia, te rechaza o critica; si no te apoya en tus decisiones o no valora tu opinión en sus asuntos. Tampoco te quiere si no está cuando lo necesitas, si no tiene detalles ni es cariñoso contigo, si antepone sus necesidades a las tuyas, si no te refuerza con comentarios positivos, si no te busca o no da el primer paso para saber de ti, si no te hace sentir especial, o se interesa por cómo te ha ido el día, si no se preocupa por tu bienestar y, sobre todo, si te trata mal psicológica o físicamente.

Cuanto más tiempo pases pegado a una relación que no es empática, más confusión y desconcierto sufrirás. Pero, ¿te cuesta dejarlo porque esperas que cambie? Te voy a explicar por qué te sucede eso.

Eres un adicto a la culpa

Estamos programados para sentirnos culpables desde que somos bien pequeños, debido al entorno: cultural, religioso, familiar, social... y no lo podemos remediar.  

La culpabilidad es la que nos hace pensar que tenemos que ser más que el otro, por eso nos enganchamos a relaciones donde tenemos que cambiar al otro o mejorar nuestro comportamiento, para sentirnos más queridos. Si nos critica algo, tenemos que demostrarle que está equivocado.

Cuanto más distintos somos a nuestra pareja, más nos creemos con una identidad única, por eso las relaciones tan problemáticas suelen atraerse más que ninguna otra por tener gustos y hábitos distintos, intentar defenderse se convierte en algo habitual del día a día, son relaciones de lucha de dominación-sumisión.

Sentirse rechazado o no entendido es la sensación general que presentan las relaciones toxicas, el enganche radica en demostrar incansablemente al otro, lo especiales que somos.

Demostrar cualquier cosa y que te reconozca, se convierte en un bucle incansable de funcionamiento, además de pasar por miles de broncas (después nos reconciliamos, vivimos una breve felicidad  y luego todo vuelve a empezar).

¿Por qué no te sueltan?

No te quieren, pero no se marchan de tu vida, y esto te confunde. Es más, si intentas dejarlo, te convence, te dice que puede cambiar, te regala algo, lo idealizas creyendo que te ama, pero, ¿por qué no te deja?

Por tres razones:

- Egoísmo y narcicismo. No te ama pero te necesita. Mientras no tenga una nueva pareja no te soltará, quizás tú hagas lo mismo, por eso no te vas.

- Dominancia y posesividad. Miedo a quedarse solos, o perderte o que otro ocupe ese lugar, cosifican a la pareja de tal forma que les pertenece como si fuera una propiedad.

- Inmadurez afectiva. Le gusta recibir pero no sabe dar, es un infantil emocionalmente.

Cómo romper

Si no enriquece tu existencia, y si lo feo de la relación supera con creces a lo bonito, ¡sal de ahí!.

Háblalo con alguien ajeno, o/y con un profesional, intenta ser objetivo, busca ayuda, el equilibrio llega cuando asumas tus responsabilidades.

Coméntale a esa pareja qué necesidades y expectativas tienes, explícale que su comportamiento no te ofrece lo que significa amar, si no ves por su parte reacción positiva, ni entendimiento, ¡aléjate! ¡rompe! ¡bórrala de tu vida!. Acabarás superándolo, créeme.

No admitas una segunda parte porque te va a volver a enredar y todo será igual una y otra vez.

¡Quien está un tiempo contigo y la mayor parte o toda la relación se ha comportado sin amor, no sabe cómo hacerlo y quizás ni quiera saberlo, pero conseguirá deprimirte!

¿Qué debes aprender?

Indudablemente, a quererte más y mejor a ti mismo, a tener autoestima.

Tú no tienes que cambiar a nadie, solo a ti mismo.

Si te encuentras con alguien que no se ama así mismo, ni lo hace contigo te está reflejando que debes hacerlo tu contigo. Porque seguramente existe un alto grado de tristeza y soledad en tu vida, y lo poco que te ofreció te ha compensado de alguna manera. No te flageles por lo vivido, sino que agradece que ahora veas con claridad que no quieres que siga formando parte de tu vida.

Con esta experiencia seguramente te has vuelto desconfiado y celoso, te ha puesto la cabeza loca de inseguridades. Estar con alguien tan ambiguo puede fomentar esos comportamientos, además de sentir rabia por caer con un personaje de este tipo. Deja de victimizarte, eso te liberará y preparará para hacer las paces contigo mismo, perdónate a ti.

https://www.facebook.com/ana.castroliz

https://www.linkedin.com/in/anacastroliz-psicologa/

https://twitter.com/anacastroliz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Por qué cuesta dejar una relación tóxica