La hora de los marginados


Después del fiasco ante el Zaragoza y a la vista del calendario terminar la jornada 13 con 4 victorias es como para tirar cohetes y saliendo del pozo con los que estaban, ni grande, ni tirador, ni base. Ayer fue el día de los desahuciados. Cristian en 14 minutos fue el base determinante, estuvo sublime en el triple, subió el balón con fluidez y supo sacar partido a su físico, como agradece el equipo que el segundo base aporte tantas cosas. Y a su lado, para voltear un marcador siempre favorable a Andorra, Belemene, otro de los marginados. La aparición de los dos en la cancha cambió el paisaje, que energía, que intensidad. A los andorranos se les secó la producción y anotar pasó a ser una tarea casi imposible. Con 12 puntos arriba y una sensación de felicidad, un cambio masivo llevo a nuestros héroes de nuevo al banco y en el caso de Belemene, prácticamente hasta el final, aunque aún dispuso de un par de minutos para deleitarnos alley hoop fantástico. Cuesta trabajo cerrar los partidos, pero el equipo se va entonando, Fuenlabrada y Guipúzcoa son las dos próximas estaciones y, cosas del destino, dos victorias dejarían resuelta media salvación. ¿Se van o se quedan Jordan y Vidal? o uno de ellos. ¿Cuánto aportará Millsap?.

De momento como suponíamos, todo en mano de los que estaban y, que por cierto, se han ganado nuestra confianza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La hora de los marginados