Juzgados dos cacos persistentes que «visitaron» cuatro veces el mismo hipermercado

Enrique Gómez Souto
enrique g. souto LUGO / LA VOZ

LUGO

PEPA LOSADA

El fiscal pide 18 meses de prisión y no se opone a suspender la pena

20 dic 2018 . Actualizado a las 22:32 h.

Los centros comerciales y los grandes supermercados son imanes que atraen a los amigos de lo ajeno, que en algunos casos intentan una y otra vez superar con éxito la barrera de las cajas sin hacer frente al importe de la mercancía. Eso ocurrió recientemente en Ribadeo, en el centro comercial Eroski, de acuerdo con el relato que hace la fiscalía sobre la actividad de dos acusados de un delito continuado de hurto, que ayer se sentaron en el banquillo en el Juzgado de lo Penal 2.

Uno de los acusados no tiene antecedentes penales. El otro fue condenado al menos en tres ocasiones por hurto. Según la acusación pública, los dos procesados fueron sorprendidos por el vigilante de Eroski de Ribadeo el 4 de octubre de 2017 cuando trataban de esconder una bolsa de papel de aluminio, forrada con cinta de embalar, en un coche. Llevaban dos discos duros, una cámara de fotos digital, dos navegadores y dos destornilladores, todo ello valorado en 665 euros. No fue la única vez que estos dos acusados visitaron con intenciones similares el citado establecimiento. Según el fiscal los hicieron también el 24 de julio de este año, y se llevaron dos tabletas y aspiradores: el 19 de septiembre, para sustraer juegos variados de videoconsola. En septiembre intentaron, siempre según la fiscalía, apoderarse de varios videojuegos, sin conseguirlo. Sí lograron apropiarse de una bicicleta eléctrica, valorada en 999 euros.

La fiscalía pidió inicialmente para cada uno de los acusados una pena de dieciocho meses de prisión, así como la indemnización al establecimiento comercial con 2.524 euros. La fiscalía ya indicaba en su escrito de acusación que no se opondría a la suspensión de la aplicación de la pena privativa de libertad.