«Viudas»: La falta de definición en una película entretenida

La película de Steve McQueen se puede ver estos días en los cines Abella de Lugo


2018?•?Gran Bretaña?•?Steve McQueen• Viola Davis, Michelle Rodriguez, Elizabeth Debicki, Colin Farrell, Daniel Kaluuya, Liam Neeson, Robert Duvall•?Cualquier obra de arte debe tener claro cuál es su objetivo, cuáles son sus intenciones, para saber si al final cumple con sus espectadores. La última película del oscarizado McQueen, «Viudas», es un ejemplo de un material y de unos intérpretes de primer nivel pero cuya falta de definición lastra todo el resultado final.

Con un arranque vigoroso en todos los aspectos, tanto estético y formal, como en planteamiento del conflicto social y político de un barrio de Chicago, la película discurre entre giros bruscos de guion, reflexiones morales muy del tiempo contra Donald Trump y personajes que cobran protagonismos y cuya resolución es bastante discutible (véase los interpretados por Colin Farrell y su padre Robert Duvall).

Quizás que «Viudas» tuviese su origen en una miniserie británica de inicios de los ochenta marca a una película que intenta en 129 minutos abarcar muchos campos pero sin lograr triunfar en ninguno, salvo, quizás, en un entretenimiento de un par de horas pero que al cabo de unos días acabas olvidando sin pena ni gloria.

Cuando un autor abre muchos frente en una obra, con la idea de generar algo complejo y reflexivo, y al final no consigue cerrar bien sus historias, algo falla. Y si aún por encima, se pretende ofrecer discursos políticos sobre la corrupción o cómo las nuevas generaciones empeoran el pasado en medio de atracos, disparos y mujeres valiente, el resultado deja bastante que desear. Y para terminar, McQueen engaña al espectador. Y para eso hay que ser Alfred Hitchcock.

•?Cine Abella •

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Viudas»: La falta de definición en una película entretenida