Jabalíes catalanes reciben una vacuna anticonceptiva que no sirve a los de Lugo

Xosé Carreira LUGO / LA VOZLUGO / LA VOZ

LUGO

PRADERO

Veterinarios lucenses dudan de la eficacia del método y también de las esperas que planea organizar la Xunta

14 dic 2018 . Actualizado a las 20:42 h.

Jabalíes de la comarca catalana del Vallés «toman la píldora» anticonceptiva, en forma de vacuna. Se la suministran los integrantes de un equipo de investigadores del Departamento de Sanidad y Anatomía de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma. Les va bien. El método, sin embargo, aseguraron ayer veterinarios lucenses, no tendría gran utilidad en la provincia lucense debido a la gran superpoblación. «Ponerse a esterilizar jabalíes para frenar su aumento resulta algo totalmente ridículo», aseguró ayer el veterinario que se ocupa de atender varias explotaciones de porcino que funcionan en la provincia.

Los catalanes ensayaron el método para evitar los tiros de las cacerías. Las informaciones que difunden los primeros resultados de la prueba dicen que los veterinarios consiguieron controlar el ciclo reproductivo del 100% de 70 ejemplares que fueron vacunados en 2017. Evitaron, recoge el informe, el nacimiento de unos 400 ejemplares.

Uno de los veterinarios lucenses consultados dijo que actualmente nuevos métodos sustituyen la castración de cerdos que, durante muchos años, se llevó a cabo en la provincia. Durante mucho tiempo, recordó, se efectuó en vivo con la creencia de que los animales, siempre de corta edad, apenas sufrían porque apenas gritaban pero, pasados los años, algunos informes revelan que esos ejemplares a tan corta edad «non vocalizaban». Esos métodos nuevos que evitan la castración pasan por la inhibición de las hormonas. «Evidentemente, es imposible pensar en aplicar la castración que se hizo durante años a los cerdos a los jabalíes. Sí podrían utilizarse los nuevos métodos, que funcionan muy bien en las granjas porcinas, pero dudo mucho que sirvan para los jabalíes. Coger un «porco bravo» para darle una pastilla es algo totalmente impensable», apuntó el veterinario.