Cómo evitar 1,5 toneladas de excrementos de perro al año en la Muralla de Lugo

El Concello publica una guía y reparte bolsas para recoger deposiciones de canes en el monumento romano


lugo / la voz

Pocos monumentos patrimonio de la humanidad pueden soportar al día 3,5 kilos de excrementos de perros, más de 120 kilos al mes y una tonelada y media al año. La Muralla de Lugo sí, tal y como confirman los datos que manejan los operarios de Urbaser que cada jornada, en turno de mañana y de tarde, se afanan por retirar las deposiciones de canes que cientos de personas dejan sin recoger, especialmente por la tarde noche, cuando se acumulan más de dos kilos.

Para evitar esta imagen tan lamentable del monumento y de la ciudad en general, además de suponer un foco de infección, el Concello de Lugo presentó ayer una campaña de sensibilización para la recogida de las deposiciones caninas. «Queremos evitar un comportamento que, aínda sendo dunha minoría, ocasiona un impacto moi negativo na imaxe da cidade e supón un risco para a saúde pública», anunció el concejal de Desenvolvemento Sostible, Daniel Piñeiro, en la presentación de la campaña.

El gobierno local acaba de editar una guía de 60 páginas que lleva por título Non a tires, embólsaa!, donde se ofrecen consejos y recomendaciones, buenas prácticas, legislación y datos que ayudarán a concienciar a los ciudadanos. Unos 3.000 lucenses recibirán este manual de buenos usos, escrito por Mercedes Pacheco e ilustrado por Fran Muñiz, además de una original bolsa reutilizable para recoger las deposiciones de las mascotas. Este material se distribuirá en clínicas veterinarias, tiendas de accesorios y de alimentación de mascotas y en instalaciones municipales. Además, la guía se puede consultar en formato pdf en la web lugo: http://lugo.gal/sites/default/files/libro_non_a_tires_embolsaa_web.pdf.

Como no se pueden colocar papeleras en el adarve de la Muralla (sí las hay en los accesos de Campo Castelo, praza do Ferrol, porta de Santiago, rúa Nova, rúa do Teatro, rúa Recanto do Miño, Xardíns da Deputación y praza do Cantiño) existen varios dueños de mascotas que incluso recogiendo en bolsas los excrementos los dejan «aparcados» entre las piedras o en una esquina de los cubos de la Muralla. Con el reparto de las bolsas reutilizables el Concello pretende que los dueños no tengan excusa para recogerlas y llevarlas hasta la papelera cuando bajen del monumento. Según la ordenanza municipal las personas que no recojan de manera inmediata los excrementos de un animal de compañía en vía pública se exponen a sanciones que van desde los 60 a los 750 euros.

Todos los días del año, operarios de Urbaser, recogen en dos turnos los excrementos que quedan en la Muralla. El de las 10.30 horas, con caldero y escoba en mano, recoge, tras buscar «en todo tipo de recunchos», más de dos kilos, mientras que en turno de las 18.00 horas retira sobre 1,5 kilos. Los excrementos de los perros pasan a ser tratados como residuos sólidos urbanos.

«Non só falamos dunha cuestión estética e de gasto, senón de saúde pública»

Mercedes Pacheco es la autora del manual, que además de consejos para los dueños de mascotas e información jurídica, destaca los problemas que supone la no recogida de las deposiciones: «É que supoñen un foco de enfermidades serio, que pode causar problemas respiratorios, danar as embarazadas ou causar diarreas nos nenos». Pacheco deja claro que la guía no trata de culpar a nadie sino de aportar información y de ayudar a tomar conciencia. «Creo que a educación é a vía para poder atallar un problema que é de todos». Pacheco recuerda que en otras ciudades, como Santiago, apostaron por colocar papeleras con bolsas, pero al final acababan faltando. Y recuerda el caso de Málaga, que toma muestras de ADN de los canes y si aparece una deposición sin recoger puede conocer el dueño del animal para sancionarlo.

POR QUÉ HAY QUE RECOGE LOS EXCREMENTOS

• «Porque o teu can é a túa responsabilidade».

• «Porque dan unha imaxe negativa da nosa cidade».

• «Porque causan mal olor».

• «Porque dificultan as tarefas da limpeza das vías públicas».

• «Porque son axentes transmisores de infeccións e enfermidades».

• «Porque previr doenzas está nas túas mans».

• «Porque contaminan o medio ambiente».

• «Porque ao pulverizarse viaxan no aire e se introducen no noso organismo».

• «Porque debemos formar parte dunha sociedade cívica e respectuosa».

 DIEZ CONSEJOS

• «Cando saques de paseo a túa mascota lembra levar bolsiña para recoller os excrementos».

•«Debes recoller sempre as feces do teu can, mesmo nos espazos verdes».

• «Nos parque infantís e proximidades». dos mesmos hai que ser dobremente coidadosos».

• «Unha vez recollidas as feces na bolsa, deposítaas no colector de lixo orgánico ou papeleira máis próximos».

• «Lava sempre as mans despois de manipular os excrementos Cando saques de paseo a túa mascota lembra levar bolsiña para recoller os excrementos».

• «Non deixes que o teu can coma ou xogue con excrementos, son foco de infeccións».

• «A limpeza viaria aféctanos a todos. Sé consciente, os excrementos caninos nos espazos públicos son un risco potencial de contaxio de enfermidades».

• «Os excrementos poden chegar a ser motivo de accidentes ao ser pisados».

• «Non é certa a lenda urbana de que pisar unha caca de can trae boa sorte».

• «Con vontade hai civismo. Sexamos respectuosos co medio ambiente e coa sociedade».

Pasos más seguros

La campaña que pone en marcha el Concello es un paso más para que los lucenses puedan dar también pasos seguros por la ciudad y, especialmente, por la Muralla, si tener que mirar hacia atrás. Es fácil echar siempre la culpa a las administraciones sobre los problemas de una ciudad pero los ciudadanos tenemos que ser los primeros en actuar de manera coherente con lo que pedimos. Pequeños gestos que suman.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Cómo evitar 1,5 toneladas de excrementos de perro al año en la Muralla de Lugo