El cambiante mercado alternativo de las aceras de Quiroga Ballesteros

Ropa, zapatos y productos del campo conforman la oferta de los puestos no regulados de los martes y viernes


lugo / la voz

El proyecto municipal para cubrir la calle Quiroga Ballesteros, a la altura de la Plaza de Abastos, suscita cierta polémica, porque hay quien asegura que, con tantas necesidades que hay en los barrios, por qué poner tejado a una calle. Con ironía, entre algunos residentes en la periferia urbana se señala la posibilidad que sea para poner a cubierto a los vendedores, que, como mercadillo alternativo, instalan, sin perder de vista a la Policía Local, pequeños y efímeros puestos en las aceras de la calle en los días de mercado.

La reja de una de las ventanas del semisótano de la Plaza de Abastos, donde los productores venden sus pequeños excedentes de patatas, frutas, chorizos, etcétera, es un expositor de ropa; al pie de las prendas colgadas, suelen acumularse otras amontonadas. Eso ocurre en la acera de la Plaza de Abastos; en la otra, en la del mercado municipal, también con frecuencia en día de mercado hay una oferta de productos varios: algo de ropa, algo de calzado y otros objetos.

En una u otra acera, a veces en las dos, es frecuente, los martes o los viernes, la presencia de puestecillos en los que se venden ajos, cebollas, patatas y otros productos del campo.

Todos estos puestos alternativos tienen en común su dudosa relación con la municipalidad; no la tienen tampoco estos vendedores con los que se asientan, debidamente regulados, en el semisótano de la Plaza de Abastos. Cada uno tiene su clientela. Pero no son pocas las voces que dicen que si a día de hoy, sin tejado, la calle Quiroga Ballesteros ofrece esa imagen de puestecillos alternativos, qué ocurrirá si, como anuncia el gobierno local, llega a tener una cubierta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El cambiante mercado alternativo de las aceras de Quiroga Ballesteros