Los viejos galpones de la estación de tren se convierten en sala de conciertos

La primera actución será el 10 de noviembre y será la despedida del grupo madrileño Nudozurdo


Los viejos almacenes de mercancías de la maltrecha estación de tren de Lugo cobran vida y, de paso, se la dan a una de las zonas más castigadas de la ciudad por el abandono institucional. El mes que viene, las instalaciones comenzarán a ofrecer conciertos y cabe la posibilidad de que haya también actuaciones teatrales. Las dependencias, que en ocasiones estuvieron a punto de caerse, son ahora un centro de vanguardia por iniciativa de A Vida una empresa que ofrece múltiples propuestas, siempre desde el diseño vanguardista y alternativo.

Las instalaciones son propiedad del ADIF que las tiene alquiladas al citado grupo. Esta les dio vida, pero en el futuro (si siguen adelante los planes de hacer en la zona la estación de autobuses) las construcciones desaparecerán. La puesta en servicio de un amplio aparcamiento en el lugar fue otra de las grandes renovaciones de la zona en la que queda todavía mucho feísmo.

Los conciertos en este espacio serán inaugurados por el grupo madrileño de post rock Nudozurdo. La de Lugo será la única actuación que la banda haga en Galicia en su gira de despedida. La actuación está promovida por el colectivo cultural lucense Teleclube.

El concierto será el 10 de noviembre, a partir de las ocho de la tarde. Las entradas ya están a la venta a 12 euros. Se pueden comprar en el portal Wegow y en el club Hogruf, del Campo CAstelo. El precio el día del concierto será de 15 euros.

Dicen los de Teleclube que la formación «sube a un último tren con destino desconocido». La banda llevaba veinte años junta y en todo este tiempo grabó un total de cinco discos.

Las naves de A Vida acogen diversos espacios, entre ellos un taller de fabricación de lámparas de cerámica. Las marcadas con los números 1 y 3 son las que se utilizan como sala de conciertos. Algunos colectivos ya mostraron interés por organizar en las mismas representaciones teatrales. Hace algún tiempo hubo otro tipo de celebraciones sociales como, por ejemplo, una boda.

Vecinos de la zona valoran positivamente la intervención llevada a cabo por la empresa en estas naves que se están convirtiendo en un atractivo necesario para el lugar en el que, hasta no hace mucho, había ratas y basura. Aún queda un solar abandona, recuerdan justo enfrente de las naves. Estas se encuentran conectadas por una «playa» de vías sobre las que pesa el abandono, lo mismo que ocurre con el jardín de la estación, la olvidada Praza do Conde de Fontao y la escalinata de acceso desde la estación al centro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los viejos galpones de la estación de tren se convierten en sala de conciertos