Marcha atrás: tener sexo en el coche en Lugo ya no supondrá riesgo de multa

Sigue sin estar prohibida la prostitución callejera y los gorrillas podrán continuar con su «trabajo»


No habrá que ir a los municipios limítrofes de Outeiro de Rei u O Corgo, ni tener un coche con cristales tintados para mantener relaciones sexuales en el coche sin el riesgo de ser multado. Seguirá siendo posible hacer el amor sobre cuatro ruedas en Lugo porque la alcaldesa y su equipo de gobierno dieron marcha atrás y decidieron aparcar definitivamente el polémico y restrictivo proyecto de «Ordenanza Mordaza», como así fue bautizado por diversos colectivos sociales. Los socialistas decidieron que tenían que parar el desgaste que les ocasionaba el asunto sobre todo desde que se creó una plataforma que llenó la ciudad de carteles, organizó conciertos y manifestaciones de protesta en las calles.

El documento que presentaron los socialistas para su debate y ser sometido aprobación posterior en el pleno, algo que no llegó a suceder, contemplaba multas de un mínimo de 751 euros. El revuelo que se montó en su momento hizo que «cayeran» en la ciudad televisiones de toda España para dar cuenta de una norma que aplican en otras ciudades españolas. No sirvió de mucho que el gobierno local se apresurase a aclarar que no habría multas si los «actos sexuales y obscenos no trascendieran o no se percibieran desde cualquier ámbito público». Tampoco tranquilizó el anuncio de que la Policía Local no se iba a dedicar a buscar picaderos.

En resumen, el borrador permitía hacer sexo en el coche en una carballeira u otro lugar alejado del centro. «Pois haberá que comprar un coche con cristais tintados e logo facelo en Santo Domingo», reaccionaron algunos. Un funcionario municipal llegó a decir de guasa: «Pois que se preparen os de Outeiro ou O Corgo. Van ter avalancha».

Prostitución

El hecho de que quede aparcado el proyecto hace posible que, al menos de momento, no haya una ordenanza municipal que prohíba la prostitución callejera. Seguirá, por tanto, en la zona de A Tinería.

Lo que pretendía el equipo de gobierno era impedirla y también en los pisos. Incluso responsabilizaba de ello a los propietarios de viviendas que las tuvieran alquiladas y que el arrendador las dedicase a casas de citas.

La «Ordenanza Mordaza» también establecía multas de hasta tres mil euros para los clientes de prostitución callejera. Contemplaba la prohibición de ofrecer servicios sexuales en la calle y también su demanda y negociación.

El documento que iba a ser sometido a aprobación (la alcaldesa dijo ayer que su grupo conseguía la mayoría para ganar la votación, pero lo que quería era un consenso total) también contemplaba sanciones para los gorrillas que actúan en las inmediaciones del Lucus Augusti y que no son del agrado de numerosos usuarios del centro hospitalario. El proyecto establecía multas de entre 751 y 3.000 euros y, en caso de reincidencia en menos de 24 horas, una denuncia por desobediencia, además de una multa de entre 1.501 y 3.000 euros. Al mismo tiempo establecía que al infractor le podría ser retirada cualquier prestación social que percibiera.

El documento que los socialistas presentaron a los grupos de la oposición para su debate y la presentación de aportaciones tenía puntos que llegaron a ser calificados por algunos ediles como chiripitifláuticos. Además, muchos colectivos no llegaban a comprender como un gobierno socialista presentaba una ordenanza que consideraban muy restrictiva y que «ni tan siquiera los del PP se atreverían a presentar».

Siesta en los bancos

El BNG, que ayer dijo que la retirada del documento había sido un triunfo de toda la ciudadanía, reveló en su momento que la ordenanza que proponían desde el gobierno contemplaba castigos de 750 euros para aquellos ciudadanos que fuesen pillados durmiendo la siesta en los bancos de cualquier parque. Además, también contemplaba sanciones para quienes fueran, por ejemplo, al Parque do Miño, llevasen una silla plegable y la abriesen para tomar el sol o simplemente descansar.

¿Y ahora qué va a pasar? En primer lugar, vienen elecciones y no se sabe qué ocurrirá. En caso de seguir este equipo de gobierno, su intención es la de atender a los ciudadanos que, por ejemplo, reclaman medidas contra la prostitución, los grafiteros o los gorrillas y una alternativa se incluir las sanciones en otras ordenanzas que podrían ser ampliadas en el futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Marcha atrás: tener sexo en el coche en Lugo ya no supondrá riesgo de multa