Los cacos asaltan de nuevo los gallineros

Una pareja se enfrenta a una petición de dos años acusada de robos en la zona de Chantada y Monterroso


lugo / la voz

Muchos españoles de los que peinan canas recuerdan cómo hubo un tiempo en que un revuelo en el gallinero motivaba una carrera de su propietario o propietaria: sabía que el zorro o algún amigo de lo ajeno pretendía reducir el número de gallinas. Pues la historia, que si no se repita se imita, vuelve a poner a los gallineros en el centro de atención de algunos presuntos amigos de lo ajeno. Ayer, en el Juzgado de lo Penal 1 debía celebrarse el juicio a una pareja que está acusada de que en 2011 se llevó media docena de gallinas de un alpendre, cinco conejos de una granja, así como sacos de patatas y cajas de cebollas. El botín se completó, de acuerdo con el relato de la fiscalía, con numerosos y variados objetos. La vista se suspendió por incomparecencia de cuatro testigos. El ministerio público pide para cada uno de los acusados dos años de prisión, así como indemnizaciones.

En el banquillo se sentaron un hombre y una mujer, ambos jóvenes. Los dos tienen antecedentes penales, pero por motivos diferentes al delito de robo con fuerza del que ahora se les acusa, por lo que no computan como agravantes.

El relato del fiscal, en lo que se refiere a las visitas a propiedades ajenas, comienza a finales de marzo de 2011, donde, siempre según el ministerio público, entraron en un inmueble, tras romper la alambrada (altura: metro y medio) y se cargaron la cerradura de acceso al alpendre, del que se llevaron media docena de gallinas; la Guardia Civil logró recuperar cinco de ellas.

Dice la fiscalía que, entre los días 7 y 8 de abril de 2011, los acusados forzaron dos ventanas de un alpendre, entraron y se llevaron dos escopetas de aire comprimido, una caja de balines, una cocina, una maza y diez kilos de cebollas y patatas.

Los acusados, según la fiscalía, entraron el 31 de marzo del 2011 en una granja de Arcos-Chantada y sustrajeron cinco conejos, así como dos sacos de pienso nuevos y tres empezados.

Siempre de acuerdo con la acusación pública, la pareja presuntamente prestó atención al campo de fútbol Cerdeiriños, de Monterroso. De él se llevaron presuntamente refrescos, un portabalones y una mochila.

Patatas y cebollas

Por último, el fiscal atribuye a los encausados la sustracción en Santa María de Arcos, de Chantada, de dos sacos de patatas, dos cajas de cebollas, una manguera eléctrica, una motosierra y la toma de fuerza de un tractor. Todo ello se encontraba en el interior de un pajar, cuya puerta fue forzada, según señala el ministerio público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los cacos asaltan de nuevo los gallineros