La patrona abandonada por la playa y el maligno dragón que quiso matarla

El obispo habló de las cámaras de gas y la bomba atómica en la homilía de la Virxe dos Ollos Grandes

.

La Virxen dos Ollos Grandes, patrona de la ciudad, fue abandonada de manera masiva por los lucenses que optaron por la playa, las fiestas, las churrascadas y otras celebraciones. No fue algo novedoso de la celebración de ayer ya que suele ser habitual en esta fechas.

Parece que ahora van más a misa los del PSOE que los del PP. Eso fue al menos lo que sucedió ayer. Los socialistas ganaron a los populares en asistencia a la catedral para participar en la celebración religiosa en honra de la patrona de Lugo.

.

La alcaldesa se quedó en la ciudad para cumplir el papel de oferente. Estuvo acompañada de Carmen Basadre, la titular de Cultura; Ana Abelleira, de Servizos Sociais y Manuel Núñez, de Educación y otros asuntos. En la bancada del PP estuvieron el viceportavoz, Enrique Rozas; la concejala Ana López Pombo y el edil, Ángel Trabada. Ciudadanos tuvo un único representante: Jesús Expósito. El resto de concejales de los grupos de la oposición cumplieron con otra tradición: la de no asistir.

.

El obispo de la diócesis habló para los políticos y algo más de un centenar de fieles de las cámaras de gas, la bomba atómica y un dragón. Alfonso Carrasco, basándose en la primera lectura del libro de la Apocalipsis, presentó un dragón rojo «con cabezas y cuernos, con una cola impresionante» que, recordó el prelado, quería la muerte del Niño «y seguramente de la Madre». Pero... fue derrotado

«La Asunción de la Virgen María es la declaración de nuestra victoria. No pudo conseguir la muerte de aquella mujer y nuestro señor venció, pero nos muestra que las batallas de la vida, las guerras que los hombres soportamos no son sin más de este mundo, suceden aquí pero no son guerras de este mundo. Por que no lo son? Porque son nuestras, son de los hombres, de las mujeres y las personas», comentó el obispo.

.

Y después siguió hablando de guerras que, «hacemos muchas veces porque despreciamos a las personas diciendo cosas como que hay mucha gente y si se mueren unos cuantos da igual...». Alfonso Carrasco explicó a los fieles que la proclamación de la Asunción de la Virgen a los cielos tuvo lugar en el año 1950, con Pio XII.

Las cámaras de gas

«Habían pasado cinco años de la Segunda Guerra Mundial donde las masacres fueron increíbles. Se vieron los campos de concentración con los cuerpos de las personas que pasaban por las cámaras de gas apilados, habitaciones llenas de zapatillas, habitaciones llenas de gafas que se las iban quitando; pensarían hacer algún negocio después y allí quedaron. Como con un desprecio inmenso de lo que es un hombre y una mujer, de lo que es el cuerpo, de lo que es la humanidad. En trenes los llevaban a las cámaras de gas. Habían pasado cinco años nada más. Había sido una guerra crudelísima», contó el obispo.

En su repaso histórico añadió: «Se habían bombardeado ciudades sin consideración. Nunca tantos civiles murieron. No importaba. Se tiraron bombas atómicas, las únicas que se tiraron hasta hoy sobre ciudades pacíficas. Hubo un desprecio inmenso del hombre en nuestro siglo, de su naturaleza, de lo que es. (...)El anuncio de la Asunción significaba decir cuál es la verdadera naturaleza del hombre y de nuestras guerras y de nuestras batallas. Nuestras batallas no son simplemente choques de fuerzas naturales en este mundo, son nuestras, son un eco de aquella batalla inicial con aquel dragón».

.

Hoy, a las doce, la corporación asistirá a otra misa, en este caso la que honra a San Roque en la capilla en la que se venera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La patrona abandonada por la playa y el maligno dragón que quiso matarla