El convento viveirense de Valdeflores cierra después de 600 años de actividad

El edificio de dos plantas, Monumento Histórico Nacional, mide 3.782 metros cuadrados y cuenta con un solar de 14.491


viveiro / la voz

Después de seis siglos, «ya se confirma el cierre definitivo» del convento dominico de Viveiro. Lo ratifica la Cofradía de Nuestra Señora de Valdeflores, que transmite el mensaje de dirigentes de las dominicas y de la Orden de Predicadores, a la que pertenecen esas monjas. Por falta de vocaciones y, por tanto, de religiosas que habiten el monasterio de clausura, dejan una extensa propiedad con un edificio declarado Monumento Histórico Artístico Nacional. Datos del Catastro indican que tiene una superficie de 18.273 metros cuadrados, 3.782 construidos.

Situado en el barrio de Xunqueira, el edificio principal es un cuadrado equilátero con una pequeña ala en la izquierda de la fachada y una capilla próxima a la trasera del lateral derecho. Construido alrededor de un claustro también cuadrado, cuenta con dos plantas, cada una de 1.865 metros cuadrados. Una finca de 14.491 metros completa la propiedad, rodeada por un muro.

Preocupación

Mientras la Orden de Predicadores y el Obispado de Mondoñedo-Ferrol guardan silencio, en Viveiro preocupa el futuro de un inmueble que fue convento de clausura hasta que seis monjas lo cerraron el 18 de junio. La Cofradía de Valdeflores propone a los dominicos dedicarlo a museo de arte sacro.

El Concello lamenta que «quede totalmente abandonado» y lo valorará.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El convento viveirense de Valdeflores cierra después de 600 años de actividad