Lucha diaria contra el negocio de la droga

El EDOA lidera junto a otras unidades de la Guardia Civil la desarticulación de las peligrosas bandas de narcotraficantes


LUGO/ LA VOZ

Aunque la provincia de Lugo no es un punto caliente de entrada de droga como puede ser Algeciras o Pontevedra, no deja de ser una provincia receptora de este tipo de sustancias y un lugar donde se ejerce el trapicheo. Un menudeo al que en ocasiones se le resta importancia y después deriva en grandes operaciones. Solo hay que recordar la «Calcetín- Salafranca», la mayor actuación contra el tráfico de hachís por vía terrestre realizada en Galicia. En esta operación, desarrollada conjuntamente por la Guardia Civil y la Policía Nacional de Lugo, fue intervenida más de una tonelada de hachís con destino a nuestra Comunidad y 50 personas fueron detenidas.

Para hacer frente a este tipo de delincuencia se encuentra el EDOA, el equipo de delincuencia organizada y antidrogas. Se trata de una unidad específica de la Guardia Civil, que en la provincia de Lugo está integrada por cinco guardias. El máximo responsable es el brigada, José Luis Raposo, todo un veterano en esta unidad dados sus 13 años de experiencia al frente de la misma. Él ha vivido y vive de primera mano cómo todo se ha globalizado y cómo cada día la delincuencia es más especializada. Primero, porque los delincuentes tienen a su disposición medios más adecuados para la ocultación de las sustancias y para llevar la propia red en sí misma.

La labor de esta unidad es cada día más ardua dado la existencia de una delincuencia más específica, especializada y mejor adoctrinada. Teniendo en cuenta que se trata de una forma de delinquir que genera mucho dinero, los delincuentes no escatiman recursos e invierten altas cantidades económicas en sistemas sofisticados para evitar las operaciones policiales. Es por ello que en varias ocasiones los agentes van a remolque e intentado con imaginación, paciencia y muchas horas, de averiguar cómo funcionan estas organizaciones y tratar de ver cómo vulneran esos sistemas de contravigilancia.

En numerosas ocasiones, el EDOA requiere de la colaboración de otras áreas de Policía Judicial para interceptar a los delincuentes. También necesita de la SIR (Sección de Intervención Rápida) y de Seguridad Ciudadana, unidades siempre dispuestas a colaborar en todas las operaciones a las que son reclamadas.

«Lo importante de las operaciones no es la droga que retiras de la calle sino las personas que recuperas para la sociedad»

Tania Taboada

El brigada Jose Luis Raposo Cabo (Lugo, 1968) dirige el equipo de delincuencia organizada y antidrogas de la Guardia Civil de Lugo (EDOA) desde hace 13 años. Se trata de un grupo englobado en la Unidad Orgánica de Policía Judicial, en el que prestan servicio cinco personas y dedicado a la sección de investigación criminal. Su función básica es perseguir e investigar delitos cometidos por el crimen organizado, relativos al tráfico de drogas y contrabando. Estos cinco integrantes son los que desde una provincia tan pequeña como Lugo juegan en primera división y participan en operaciones relevantes y en todos los niveles. La veteranía y eficacia del brigada Raposo lo llevó a impartir cursos en Bolivia sobre inteligencia a mandos que luchan contra narcotráfico y crimen organizado. Lo hizo como experto de la Unión Europea.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lucha diaria contra el negocio de la droga