El tramo negro de la A-8 se cerró por niebla tres horas después de reabrirse

El tráfico de Lourenzá a Abadín está desviado por la N-634 desde poco antes de la una de la tarde


Vilalba

La niebla manda en los 16 kilómetros de la A-8 que van de Arroxo (Lourenzá) a A Xesta (Abadín). El tramo negro de la autovía del Cantábrico se cerró por falta de visibilidad tres horas después de reabrirse. Por esa misma causa, la persistente niebla, se cerró al tráfico en esa zona a las nueve de la tarde de ayer y se reabrió a las nueve y media de esta mañana. Apenas tres horas después, algo antes de la una de la tarde, volvió a interrumpirse la circulación.

Una vez más, los vehículos que circulan hacia la costa y Asturias o hacia el interior tienen que utilizar la carretera N-634.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El tramo negro de la A-8 se cerró por niebla tres horas después de reabrirse