«É imposible cubrir a demanda que hai de caracois, pero non é fácil crialos»

El emprendedor mariñano Santiago Iglesias explica como tras quedarse en el paro montó un criaderos de caracoles que funciona


xove / la voz

Antes de encontrar una plancha de madera que esté cargada de caracoles, Santiago Iglesias Pérez tiene que recorrer estos días buena parte de su invernadero. «É imposible cubrir a demanda que hai no mercado de caracois, pero non é fácil crialos», explica este empresario de Xove de 39 años mientras muestra con satisfacción una en la que parecen dormir «plácidamente» decenas de crías de un animal muy apreciado, por ejemplo, en las gastronomías francesa y japonesa, pero cuya producción todavía es escasa en la provincia de Lugo en general, y en la comarca de A Mariña en particular.

«No inverno hibernan, escóndense polo frío e apenas se moven, e como no verán faga demasiado calor tampouco lles vai ben», apunta uno de los pocos mariñanos dedicados a criar el molusco. Cada día baja al invernadero que construyó hace cuatro años en una finca familiar próxima al centro urbano de Xove para «mirar que non haxa bichos», puesto que las ratas, ratones y topos son enemigos declarados. Si no hay contratiempos, en unos meses las crías crecerán lo suficiente para ser enviadas al mercado. «Vendo a granxas de Palencia, Cataluña, Almería e Granada. Páganse ben, pero o tema do caracol vai lento», dice Santiago, que confía en que el 2018 sea su año, tras afrontar varios temporales que provocaron muchos daños en su instalación.

Padre de dos hijos, de 7 y 13 años, Santiago Iglesias trabajó como albañil en el sector de la construcción hasta que una enfermedad en las piernas le obligó a dejarlo. Después de estudiar alternativas empresariales que le ayudasen a completar la pensión de jubilación que cobra, se decantó por la cría de caracoles. Después de formarse e invertir cerca de 70.000 euros en el montaje y puesta en funcionamiento del invernadero, ahora es todo un experto. Con el objetivo de que los animales que produce sean lo más naturales posibles -en el futuro espera lograr la certificación ecológica-, en el centro del invernadero ha plantado ya berza, repollo, acelga y trébol para que cuando los caracoles despierten del letargo invernal campen a sus anchas por el recinto. «A verdura e a vexetación son a súa alimentación base, aínda que o penso é un complemento», apunta.

En invierno, el productor cobra hasta 8 euros por kilo

El precio del kilo de caracol se cotiza bien en el mercado, especialmente fuera de Galicia, según destaca Santiago Iglesias. Durante los meses del invierno, sobre todo en noviembre, diciembre, enero y febrero, el productor cobra hasta ocho euros.

En los meses de agosto y de septiembre el precio baja hasta los 4 euros. «Pero é que encontrar un quilo nesta época é moi díficil porque hai que buscalos dun tamaño bo e co frío hai moi pouco caracol que ande. Ademais, se os espertas, morren», indica el criador lucense, que en el 2018 espera llegar a alcanzar una producción de entre tres mil y cuatro mil kilos.

La ola de frío de estos días no favorece el crecimiento de un molusco que es hermafrodita. «Son todos machos e femias, non teñen sexo», señala el emprendedor, que indica que solo un restaurante de la zona mostró interés en comprar caracoles para incluir en su carta. «Así que pase este tempo, espero que mellore a cousa», comenta el hombre, por cuya mente pasan multitud de proyectos.

Huevas de caracol y conservas

Uno de ellos sería comercializar huevas de caracol, un producto gourmet «de altísimo valor» en otras zonas de España y en otros países. «Por sesenta gramos páganse sesenta euros», sostiene, antes de mostrar el espacio que está habilitando para el proyecto.

También se plantea la posibilidad de venderlos en conserva. «Envasalos xa aquí cocidos ou con salsas para sacarlle o máximo rendemento posible», razona

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«É imposible cubrir a demanda que hai de caracois, pero non é fácil crialos»