Los nuevos «walkies» ponen voz de borracho a los policías locales

La distorsión del sonido es tan brutal que no logran entender las comunicaciones


Los nuevos equipos digitales que la alcaldesa puso a la Policía Local de Lugo son un desastre. Los 150 «walkies» ponen voz de borracho a los agentes y estos no se enteran de lo que está pasando. «Los mensajes son totalmente ininteligibles en la mayoría de los casos», denunció CSIF. Ese no es el único problema detectado, hay equipos en los que la voz llega con retraso. El desastre es de tal calado, según la central sindical, que las comunicaciones que proceden de la sala operativa llegan con tal volumen que daña los oídos del personal.

Algunos agentes comparan la distorsión que hacen los equipos con la voz con la que tienen algunos borrachos. En vez de ser de comunicación, dicen, son de incomunicación porque no hay forma de enterarse.

Con el nuevo sistema, dice la CSIF «no solo siguen existiendo zonas donde es imposible comunicarse, igual que sucedía con los equipos antiguos, sino que en los lugares en los que antes se escuchaba perfectamente ahora resulta muy difícil entenderse». Desde el sindicato aseguran que «la voz se escucha con retraso y ello se puede comprobar perfectamente cuando hay dos equipos juntos: el policía que habla escucha su voz en el equipo del compañero con, al menos, un segundo de retraso».

Pero aún hay más. «Eso no es lo más grave. Lo verdaderamente preocupante es que los equipos distorsionan de tal manera la voz que resulta prácticamente imposible comprender el comunicado o la solicitud en la mayoría de los casos haciendo ininteligible el mensaje. Además, modifica de tal manera el timbre del comunicante que resulta muy difícil la identificación del compañero por la voz», relataron desde el sindicato.

Volumen excesivo

Destaca también la formación que «las comunicaciones procedentes de la sala operativa se escuchan a un volumen excesivo, obligando en muchos casos a bajarlo en el equipo individual que porta cada agente ya que molesta al oído. Sin embargo, las comunicaciones de los demás agentes que se encuentran en la calle apenas se escuchan debido al bajo volumen con que se emiten. Esta circunstancia crea el riesgo de que cualquier aviso de una emergencia o solicitud de apoyo no sea escuchada por los demás policías de servicio».

Las incidencias fueron recogidas en informes. Según CSIF inciden en el «pésimo funcionamiento del sistema, que lo hace prácticamente inoperativo, inservible e incluso peligroso». De momento no hubo respuesta alguna a las quejas formuladas por los agentes que ya tuvieron oportunidad de probar los equipos.

«Cualquier cuadrilla de cazadores se comunica mejor en medio del monte que nosotros», dicen los agentes

«Cualquier cuadrilla de cazadores se comunica mejor en medio del monte que la Policía Local de Lugo», aseguró un agente. El sindicato policial que denuncia la situación advierte que los riesgos de una posible deficiente y tardía respuesta pueden ser graves.

Resulta que antes de la llegada de los modernos aparatos digitales había algunas zonas de sombra en la ciudad, debido a la cobertura de los repetidores. Pero fuera de estas áreas, las comunicaciones «eran nítidas y precisas, en tiempo real y sin ninguna distorsión, pudiendo regularse el volumen a la perfección». Ahora siguen existiendo las zonas de sombra que imposibilitan la comunicación y, encima, los agentes no se entienden. «Hay veces en las que la respuesta a una llamada simplemente no se escucha desde la central, ni desde los equipos portátiles porque no, simple y llanamente, no la emiten», apuntan desde el sindicato. Recuerdan que los 150 nuevos equipos fueron presentados con gran alarde por la alcaldesa lucense.

Una inversión de 190.000 euros en equipos de última generación «que eran el no va más»

El sindicato carga contra la alcaldesa que, dice, anunció «a bombo y platillo unos equipos que, supuestamente, tienen un montón de funciones que, por cierto, no se usan y que eran el no va más; han bastado unos días para que la inversión de 190.000 euros de todos los contribuyentes de Lugo solo sirviera, al menos de momento, para empeorar lo que ya eran un desastre».

CSIF dice que «la incompetencia, la ineficacia, la desidia, la pereza de la alcaldesa es tal que ni siquiera es capaz de elegir convenientemente a sus asesores personales y rodearse de gente suficientemente preparada ya que una gestión tan desastrosa es imposible que sea atribuida a su ineptitud o fruto de su inoperancia». Añade además: «Seguramente su jefe de gabinete tenga mucho que ver en tanta torpeza, tanta dejadez y tanta ineptitud en la que la alcaldesa parece cómodamente instalada».

Por otra parte, el PP pidió ayer que Lugo se sume al convenio que regula la selección de policías locales a través de la Academia Galega de Seguridade.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Los nuevos «walkies» ponen voz de borracho a los policías locales