Defensa e Indra no se ponen de acuerdo sobre dónde irá el hangar

Polémica por los terrenos de Rozas

.

lugo / la voz

El Ministerio de Defensa y los socios industriales de la Xunta en el proyecto de Rozas no acaban de ponerse de acuerdo sobre dónde se levantarán los nuevos hangares. La polémica está generando retrasos en un programa, diseñado a cuatro años vista, que ya lleva dos de recorrido y en el que el paso siguiente es la fabricación de los aviones no tripulados, según recordó el presidente de la Xunta.

El consejero delegado para defensa de Indra, José Manuel Pérez Pujazón, una de las cabezas visibles de la multinacional en Rozas, señaló en la visita del secretario de estado de Defensa y presidente del INTA, Agustín Conde, que el ministerio todavía no había puesto a su disposición los terrenos. Esta afirmación podría interpretarse como una verdad a medias porque, según fuentes consultadas, Defensa hizo llegar los planos tanto a Indra como a Babckoc hace tiempo, pero dónde se los ofrecieron, no les satisfacen.

Los socios de la Xunta quieren terrenos en la parte más próxima a la zona de rodadura del aeródromo para, en su momento, tener acceso directo para realizar las pruebas de vuelo de las aeronaves.

Pérez Pujazón declaró en la visita a Rozas del secretario de Estado que, una vez que dispongan de los terrenos, el hangar podría estar construido en cinco meses. No parece fácil porque en la zona de 300 hectáreas libres en la parte derecha del hangar del INTA, que están usando en estos momentos, dada la orografía del terreno, tendrían que efectuar relleno y posiblemente drenaje. Sin embargo, dónde pretenden conseguir espacio, las obras no serían tan costosas porque es una zona llana.

El alcalde de Castro, Francisco Balado, reconoció ayer que las dos multinacionales que van de la mano en Rozas tienen los proyectos prácticamente ultimados, pero están a la espera de la ubicación de los hangares. Según dijo, los terrenos cedidos en los años 50 por el Concello de Castro, son propiedad del Ministerio de Defensa y están todavía con trámites administrativos para la cesión demanial.

Impulso en 2018

Balado explicó que con los 9 millones de euros que figuran en los presupuestos de la Xunta para Rozas para el próximo año, podrán dar un impulso al proyecto aeronáutico, de cara a poder empezar con la producción. «Esta ben a fase de investigación, -dijo- pero se non se consolida coa construción dos avións, non tería sentido». «A Xunta -puntualizó- sempre dixo que era un proxecto a catro anos. O paso do tempo a veces provoca incredulidades».

Según los cálculos del alcalde, los aviones no empezarán a verse en Rozas hasta 2019 o 2020. «Será -dijo- a partir de aí, antes non». «Hai que definir onde van facer os hangares e aclarar o sitio, antes de nada». «Xa levamos dous anos -añadió- hai xente traballando, pero non é suficiente. Todos queremos ver que se complete o proxecto. E nós somos os máis interesados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Defensa e Indra no se ponen de acuerdo sobre dónde irá el hangar