Creciente demanda social de protección de las viejas corredoiras

La federación vecinal pide una entrevista con el presidente de la Fegamp para diseñar medidas para inventariar los caminos


LUGO / LA VOZ

Los caminos rurales, muchas de las viejas corredoiras, son un patrimonio público muy relevante que no siempre recibe el aprecio que merece por parte de la Administración y de los propios ciudadanos. Pero algo parece estar cambiando en este estado de cosas. En Lugo coinciden al menos dos iniciativas para inventariar y recuperar estas vías. Una de ellas, de la Federación Provincial de Asociacións Veciñais y otra de Lugonovo.

La federación vecinal acordó en la asamblea que celebró en el pasado mes de junio de solicitar la realización de un inventario de los caminos públicos, sendas y pistas. Señala: «Teniendo en cuenta que los ayuntamientos pequeños tienen limitados sus recursos, consideramos que debemos remitir nuestra petición a la Fegamp, Consellería da Presidencia, Dirección Xeral de Administración Pública y a la Diputación de Lugo».

En concreto, al presidente de la Fegamp le piden «que tome este asunto como un objetivo propio y, con base en ello, programe una entrevista con representantes de nuestra federación, al efecto de debatir acerca de una estrategia viable y eficiente que nos lleve a una pronta solución de este problema, a través de la formalización del previsto, legalmente, inventario, cuando menos, de los caminos de carácter demanial».

Por su parte, el concejal Santiago Fernández Rocha (Lugonovo) indica que en el municipio de Lugo «a maioría dos camiños rurais están inventariados, a partir dun volcado que se fixo dende o Catastro, pero a día de hoxe non se coñece a situación real dunha gran parte destes sendeiros, polo que cómpre facer un traballo de campo coa fin de esclarecer a súa situación real e proceder ao seu mantemento e conservación, poñéndoos en valor para o uso e disfrute de toda a veciñanza de Lugo e dos nosos visitantes».

El mismo edil de Lugonovo señala: «Cremos que necesitamos un manual dos nosos camiños e un programa que priorice a súa promoción, revalorización o seu coñecemento. Unha guía que tamén contribúa ao desenvolvemento socioeconómico do noso rural; é unha forma de potenciar o achegamento da nosa xente á natureza, satisfacendo ademais a demanda crecente do uso ecocreativo do campo».

Rocha considera que «debemos conseguir manter o uso público destas dotacións, dar resposta á demanda social de servizos turísticos alternativos, facilitar aos lucenses o acceso a unha experiencia deportiva, cultural, educativa e de contacto coa natureza; favoreceremos así o desenvolvemento sostible da nosa zona rural».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Creciente demanda social de protección de las viejas corredoiras