La polémica escollera del Miño quedó intacta tras la gran crecida

Las aguas llegaron a pasar sobre los pedruscos que fueron depositados en el lugar, pero estos no llegaron a moverse


La polémica escollera construida en aguas del río Miño en As Saamasas, para facilitar el nuevo funcionamiento de la controvertida fábrica de la luz resistió las últimas riadas. Las aguas llegaron a pasar sobre los pedruscos que fueron depositados en el lugar, pero estos no llegaron a moverse del lugar. En su momento la asociación ecologista Adega presentó una denuncia en la Fiscalía, pero esta fue archivada después de su análisis con el reproche del ministerio público de que no se plantean demandas aludiendo a cuestiones genéricas sino que hay que concretar los posibles delitos. Las obras fueron paralizadas por la Confederación Hidrográfica Miño Sil. Ayer, desde este organismo recordaron que la obra forma parte del proyecto de rehabilitación de la mini central hidroeléctrica y ampliación del caudal en 11.000 litros por segundo, de un aprovechamiento de 7.000 litros por segundo de agua del río Miño. La Hidrográfica está a la espera de la decisión que pueda ser adoptada desde el órgano ambiental ya que se construyó el azud a 150 metros más arriba de la zona que se indicaba en el estudio de impacto ambiental. alberto lópez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La polémica escollera del Miño quedó intacta tras la gran crecida