Los deberes después del parón liguero


Se reanuda la Liga y con esta reanudación comienza una reválida para el Breogán: mejorar una clasificación impresentable a estas alturas y asegurarse un puesto en los play offs. Y lo que es más importante, alcanzar un nivel de juego acorde con su historia, su presupuesto y los nombres que adornan uno de los rosters más lujosos de la LEB. Todo ha sido una locura desde agosto y una sucesión de mentiras: el falso discurso de la pobreza y la inferioridad y la pésima gestión de los recursos. Perdidos entre disculpas y llantos, a once jornadas del final parece una pesadilla que haya que pelear por un lugar entre los nueve primeros de esta LEB escuálida en la que, no olvidemos, Ourense juega por hacer bulto. Y los filiales, entendiendo por tales a Prat y Barça B, únicamente por competir, sin ninguna opción de ascenso. El puesto número once a estas alturas es un poco sonrojante. Instalados en la locura, el carrusel de cambios ha dejado al descubierto las mentiras del verano. Estrechez presupuestaria, ninguna. El último movimiento hacia Uros Slokar lo deja claro. Ni uno solo de los que compite con el Breogán está en condiciones de plantearse semejante incorporación. Ay, amigos, pero aquí el ascenso no tiene precio. Es la única forma de enterrar este año de pesadilla.

Y ahora que cualquier enemigo es una pesadilla y cualquier partido es una trampa, aparece Ourense por el Pazo, con algunos veteranos y un montón de jóvenes; tranquilo y con plaza en ACB. ¡Ay, aquel play off! Empatados a puntos con el Breo, no se juegan nada. Pero por aquí, si continuamos instalados en el caos y el desorden y les brindamos una oportunidad, seguro que no la van a desaprovechar. Ellos hace pocos meses hicieron su trabajo. Nosotros continuamos groguis y en la lona desde entonces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los deberes después del parón liguero