Xunta y Policía Autonómica investigan ferias ilegales de ganado vacuno

Los tratantes denuncian que se organizan concentraciones sin autorización


lugo / la voz

La Consellería de Medio Rural y la Policía Autonómica abrieron una investigación sobre las concentraciones ilegales de ganado en la provincia de Lugo, según confirmó la Asociación Galega de Empresarios de Gando, que lleva este asunto a su asamblea del viernes. Su presidente, Enrique Otero, no quiso desvelar detalles, según dijo, para no perjudicar las pesquisas, que están centradas en varios concellos de la provincia. Otero apuntó que hace ya tiempo que en el sector tienen conocimiento de estas prácticas y que ha trasladado su preocupación a la Xunta y a las autoridades competentes para que actúen. De momento no tienen constancia de que se haya levantado ninguna acta.

Otras fuentes consultadas señalaron que los días en los que suelen actuar son los martes y los domingos, coincidiendo con la recogida de los mataderos para poder abastecer los mercados de carne. Suelen utilizar para concentrarse viejas naves o aparcamientos, a los que conducen el ganado vacuno de abasto en camiones con autorización para uso particular, que sin embargo transportan reses de diferentes propietarios. En este punto llegan, según señalaron fuentes del sector, a reunir entre 45 y 90 animales, que son los que se pueden cargar en uno o en dos de los vehículos que fletan las industrias.

Las mismas fuentes aseguran que suelen cambiar de punto de encuentro para dificultar su localización y la actuación de las autoridades.

Requisitos exigidos

Las ferias y las concentraciones de animales, según fuentes consultadas, requieren de una serie de requisitos desde un CEA (certificado de explotación agraria), a unas condiciones de bienestar animal como comederos, bebederos, limpieza y desinfección, que en las concentraciones ilegales de la provincia no se están cumpliendo.

Jubilados que completan pensión

En el sector aseguran que buena parte de quienes están comprando el ganado y lo concentran en los puntos de encuentro son jubilados que tratan de complementar su pensión mediante la economía sumergida. Sus nombres no figuran oficialmente en ningún lugar y el animal, aunque haya estado 15 días en otro establo diferente, aparece en la facturación con el nombre del primer comprador. Esto supone, según los mismos informantes, romper la trazabilidad del animal, una de las imposiciones administrativas que surgió a raíz de la crisis de las vacas locas, para garantizar todos los eslabones de la cadena de alimentación.

En el sector advierten también de lo que puede ocurrir si alguno de estos animales se escapa de los puntos de concentración y provoca un accidente. Se preguntan quién asumiría la responsabilidad en este caso.

Enrique Otero ya advirtió en repetidas ocasiones de la presencia de ilegales en la comercialización de ganado. Han ido en aumento con la crisis económica. Sin embargo, según señaló, nunca habían alcanzado las dimensiones actuales.

Fuentes del sector se quejaron de que la Xunta no haya actuado hasta ahora contra estas prácticas ilegales. Aseguran que, además de afectar a quienes están dados de alta como operadores de ganado y que cuentan con las consiguientes tarjetas, que no se renuevan desde hace años, también perjudica a las ferias de ganado de la provincia, que han conseguido subsistir hasta ahora.

En un día se pueden llegar a reunir entre 45 y 90 animales para el matadero

Los tratantes aseguran que los ilegales se multiplicaron con la crisis

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Xunta y Policía Autonómica investigan ferias ilegales de ganado vacuno