El roble de la Devesa Grande, un monumento viviente desconocido en O Courel

Piden que un gran ejemplar centenario sea incluido oficialmente en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia


quiroga / la voz

El Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia elaborado por la Xunta no menciona uno de los árboles más antiguos y de mayor porte de la sierra de O Courel. Pese a su monumentalidad, el gigantesco árbol es conocido por pocas personas y se encuentra en un paraje recóndito de uno de los bosques próximos al pueblo de Paderne, la llamada Devesa Grande. El biólogo monfortino Guillermo Díaz Aira visitó recientemente el paraje, pero hasta ahora no llegó al pie del roble, que se conserva en una ladera singularmente frondosa y empinada, de acceso difícil. «Hai que medilo ben para saber a altura exacta, pero debe de ter cerca de trinta metros», explica. «O tamaño é enorme, nunca vin unha cousa parecida, e probablemente sexa o carballo de maior altura que hai en toda a serra», agrega.

El árbol cuenta indudablemente siglos de antigüedad, pero por ahora no se puede determinar su edad con más precisión. Es un ejemplar aislado que vive en medio de otros grandes árboles de varias especies y que destaca especialmente en el paisaje en invierno, cuando desaparece el denso follaje que cubre la zona. Díaz Aira señala que se trata de un raro superviviente de las talas que se llevaron a cabo en la sierra durante muchos a fin de obtener combustible para las antiguas ferrerías y de las cortas que se practicaron más tarde, en medio de la penuria de los años cuarenta del año pasado, que también acabaron con numerosos árboles centenarios. En la actualidad -añade- el estado sanitario de este monumento vegetal no parece muy satisfactorio. «Vénselle moitas ramas secas», indica.

El biólogo forma parte del club de montañismo Formigueiros, radicado en Quiroga, que acaba de enviar a la Consellería de Medio Ambiente una solicitud para que el gran roble de la Devesa Grande sea incluido en el Catálogo de Árbores Senlleiras. «A consellería conta coa localización da árbore e xa enviou técnicos para facer as primeiras medicións», apunta. El mes próximo, la asociación enviará a la Xunta la documentación que está preparando sobre este árbol singular. El siguiente paso consistirá en la elaboración de un informe que servirá de base para decidir si se declara ejemplar protegido.

Un bosque sin caminos

La devesa de Paderne, donde se encuentra el roble monumental, tiene una extensión aproximada de entre 180 y 190 hectáreas. El antiguo bosque se divide en dos zonas -la Devesa Grande y la Devesa Pequena- situadas a escasa distancia una de otra y conectadas entre sí. Guillermo Díaz advierte de que el actual período veraniego no es buen momento para visitar el paraje donde vive el descomunal roble. Por un lado, moverse por el bosque -en el que no hay ningún camino abierto- no es fácil debido a la frondosidad de la vegetación, y por otro lado las visitas humanas pueden molestar a los animales que frecuentan la zona esta época del año. «É un lugar moi propicio para atraer aos osos e os que visitan a serra durante o verán seguramente andan moito por ese bosque», comenta el biólogo.

Los miembros del club Formigueiros también pretenden solicitar medidas especiales de protección para un conjunto de tejos centenarios que se conserva en otra zona del mismo bosque y que alcanzan también grandes alturas. El más alto mide en torno a veinticinco metros. «En principio pensábamos pedir esa medida só para o máis grande de todos, o Teixo dos Sete Homes, pero agora cremos que é mellor incluír todo o teixedal», dice Guillermo Díaz. Por el momento, solo un árbol de la sierra de O Courel -el castaño centenario de Val da Fonte- figura en el Catálogo de Árbores Senlleiras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El roble de la Devesa Grande, un monumento viviente desconocido en O Courel