El homicida del Camiño Real aceptó casi 14 años de cárcel

Xosé Carreira LUGO / LA VOZ

LUGO

El acusado ayer en el banquillo y hace 3 años en el escenario del crimen.
El acusado ayer en el banquillo y hace 3 años en el escenario del crimen. óscar cela< / span>

No habrá juicio al dar por buena el acusado la rebaja de pena del fiscal

12 jun 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Finalmente no habrá juicio por el crimen del Camiño Real. El rumano Cornea Ghorghe, de 46 años, se declaró culpable ayer en la Audiencia Provincial. Con su reconocimiento de los hechos evita someterse al veredicto de un jurado popular y logra un recorte de tres años de cárcel con relación a la petición que hacía inicialmente el fiscal. Este hombre que mató de tres hachazos a su pareja aceptó cumplir 13 años por un delito de homicidio y nueve meses más por amenazas. La acusación pública le pedía 15 años por el delito más grave y dos años por el segundo.

En las últimas semanas, la abogada del acusado había planteado la posibilidad de llegar a un acuerdo con el fiscal. Fue por eso por lo que la sección segunda de la Audiencia Provincial convocó para ayer una comparecencia en la cual ambas partes llegaron a un acuerdo. La sentencia tiene carácter de firmeza al anunciar el hombre rumano que no tiene intención de recurrirla.

El crimen del Camiño Real ocurrió el Viernes Santo del año 2013. Cornea cogió un hacha y le asestó varios golpes a su compañera sentimental Elena Dimitru, de 37 años, en un piso de la citada calle donde vivía la humildes familia rumana.

El homicida efectuó la acometida en presencia de una hija menor que tenía con la víctima. Los hachazos fueron directos a la cabeza de la mujer con la que llevaba al menos 17 años de convivencia.

Elena Dimitru quedó tirada en medio de un charco de sangre en la habitación de la casa. Después del brutal hecho, Cornea fue a la comisaría y dijo que había agredido con un hacha a su mujer. En aquel momento parece que no había en las dependencias policiales ningún especialista en este tipo de cuestiones porque era día festivo, según indicaron a posteriori varias fuentes.

Los gritos de la hija de la pareja alertaron a vecinos de la zona. Uno de ellos subió a la habitación y se encontró con el dramático espectáculo. Optó por bajar a la herida en grave estado hasta el portal de la vivienda y pedir ayuda.

Cuando el hecho comenzó a trascender, varias personas se movilizaron para pedir la presencia de los equipos sanitarios que llegaron al lugar en un momento en el que Elena Dimitru aún tenía vida. Fue conducida con rapidez al HULA, pero los médicos no pudieron hacer nada por salvarle la vida como consecuencia de los graves efectos que habían provocado los hachazos en su cabeza. En un principio, se creía que la mujer se encontraba embarazada, pero la autopsia que le fue realizada por los forenses descartó este extremo.

El agresor fue detenido en el mismo momento en que acudió a la comisaría para informar de lo sucedido. Al día siguiente fue conducido al lugar para proceder a la reconstrucción de los hechos. Horas después, la jueza que se encargó del caso lo envió a prisión.

Elena era bastante conocida en el barrio de A Milagrosa. Muchos vecinos la recordaban en compañía de varios de sus hijos. Destacaron su afabilidad y la buena relación que mantenía con sus conocidos.

Helena Dimitru murió como consecuencia de varios hachazos en la cabeza