La empresa que hizo las obras del recinto ferial reclama 81.000 euros

No le pagaron porque no ejecutó todo el proyecto e inició un contencioso


lugo / la voz

La empresa que realizó las obras del Pazo de Feiras para poder conseguir su legalización, después de 12 años funcionando, Copcisa, interpuso un procedimiento contencioso administrativo contra la Fundación Feiras e Exposicións de Lugo. Le reclama el abono de 81.000 euros, que el recinto lucense no le pagó, al considerar que no había completado todos los trabajos que figuraban en el proyecto.

Copcisa fue la adjudicataria de las obras de reforma del recinto ferial de O Palomar, con un presupuesto de 448.000 euros, frente a otras empresas que optaron a esta reforma.

Parece ser que esos 81.000 euros se corresponden con las mejoras incluidas en el proyecto, que fue lo que permitió ganar el concurso sobre las otras aspirantes al contrato y que la Fundación Ferias considera que no ejecutó, y por ello no le pagó. Esta mejoras se referían a las líneas para la implantación de tecnologías de la información.

El de Copcisa sería un nuevo procedimiento judicial en los casi 17 años de existencia del recinto ferial de O Palomar. Las instalaciones tardaron en disponer de las licencias de actividad por el conflicto entre la empresa Construcciones Malvar, que posteriormente pasó a llamarse Obrascon Huarte y Laín (OHL) y el patronato de la Fundación Ferias, al que la constructora le reclamaba el pago de 333.369 euros por añadidos realizados a las obras respecto del proyecto inicial adjudicado.

Hasta el año 2008 -el recinto se inauguró en 1998- no se resolvió el conflicto, con una sentencia que fue favorable a la fundación y se pudieron iniciar los trámites para adaptar el edificio a las nueves normativas de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónica y al reglamento de instalaciones térmicas en los edifico, entre otras.

El dinero para hacer frente al pago de la deuda que reclama Copcisa fue destinado en su día al abono de los 138.000 euros a los que fue condenada la Fundación Ferias a la empresa Lucus Nox por la suspensión de un concierto de música tecno durante las fiestas de Arde Lucus, según reconoció el gerente del pazo, Rubén López en la última reunión del patronato.

El dinero que reclama Copcisa a la fundación se suma a los problemas que arrastra desde hace tiempo el recinto, que acaba de firmar un contrato con un grupo de entrenadores de tenis para utilizar uno de los pabellones para dar clases de este deporte.

Los problemas económicos que arrastra comprometen su viabilidad. Uno de los lastres son los préstamos solicitados para financiar las obras de adaptación de las instalaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La empresa que hizo las obras del recinto ferial reclama 81.000 euros