Elecciones sindicales en la ORA se amañaron con dinero y prostitutas

Un empleado simuló estar enfermo para no acudir a la votación


lugo / la voz

Unas elecciones sindicales en la anterior empresa concesionaria de la ORA fueron amañadas con dinero y en un burdel. Así se lo contó un extrabajador de Setex Aparkisa, actualmente en la concesionaria de la grúa a la jueza Pilar de Lara. De acuerdo con la versión de este testigo, una de las personas que supuestamente aparece detrás de la operación es el exconcejal Francisco Fernández Liñares, y también el que era encargado de la firma que tenía la gestión de los aparcamientos en zona azul, Javier Reguera, que sigue ostentando dicho puesto, pero dentro de una empresa de Doal, del grupo Vendex.

El testigo es hijo del anterior responsable de la adjudicataria del Servicio, Setex Aparkisa. Le contó a Pilar de Lara que tuvo una «pelea grandísima» con su padre como consecuencia de las elecciones sindicales, que, según reveló, fueron amañadas para que saliese el candidato que quería Javier Reguera.

«Yo no me quería vender», advirtió el testigo. Sin embargo, su padre lo llamó a capítulo para advertirle que Francisco Fernández Liñares le había advertido que el día de las elecciones tenía que faltar alguien (se supone que la votación era ajustada) o de lo contrario iban a despedir a alguien.

«No me hizo ninguna gracia, y a mi padre, mucho menos», le explicó el testimonio a la jueza en el transcurso de su declaración que se conoció en los últimos días como consecuencia del levantamiento de secreto. Entre los documentos entregados a las partes figura un archivo de audio con la declaración de este testigo.

Habitualmente, contó el testigo, venían votando «por inercia a un mismo candidato»; sin embargo, parece que llegó un momento que no era del agrado de la empresa, que dijo que ese cargo debía desempeñarlo otra persona. El encargado de la empresa así se lo puso de manifiesto a su hijo. «Javier Reguera y Francisco Fernández Liñares querían que salieran otros», expresó.

El cambio supuestamente se produjo en base a un amaño pagado. Según el testigo, que hizo referencia a los comentarios existentes en la empresa, a algunos trabajadores les dieron dinero y a dos los llevaron a un prostíbulo.

Las votaciones estaban anunciadas para las nueve y media de la noche porque a esa hora era cuando había más posibilidades de coincidencia de personal. El testigo explicó que mucho antes del acto electoral le llamó su padre para decirle que votara al candidato de la empresa. Entonces se produjo una discusión entre ambos al negarse el hijo a acatar dicha petición.

Transcurrido un par de horas, el declarante dijo que su padre le avisó de que Liñares le advirtiera de posibles despidos en caso de no votar al candidato. Asimismo, le ofreció otra alternativa: «Te pones enfermo y no vas». Esa fue la alternativa que eligió finalmente, según explicó a De Lara aunque reiteró que la situación le provocó incomodo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
66 votos

Elecciones sindicales en la ORA se amañaron con dinero y prostitutas