Los kits diseñados para clubes de alterne de Dimegen no encontraron comprador

Incluían una sabana desechable, un preservativo y un peine. Se adjudicaron otros dos lotes, con maquinaria y mobiliario


lugo / la voz

Los kits, compuestos por una sábanas desechable, un peine y un preservativo, valorados en 100.000 euros, y usados en los clubes de alterne como herramientas auxiliares de trabajo, no tuvieron éxito. Los cientos de unidades que salieron ayer a subasta en el Juzgado Mercantil, y que pertenecen a la empresa Dimegen, no encontraron comprador. Posiblemente no se debiera a que los preservativos pudieran estar caducados, porque esta empresa, que fue el efímero clon de Nupel, presentó concurso de acreedores en julio de este año e inmediatamente entró en liquidación.

Hubo varias anécdotas relacionadas con la subasta, como la de una empresa que efectuó una consignación -era obligatorio depositar el 5% del valor de los bienes- para poder acudir a la puja, pero, se equivocó de cuenta y el dinero acabó en el juzgado de otra localidad. No fue otro que el asturiano de Villaviciosa, lo que lógicamente se prestó a todo tipo de chascarrillos.

Heredera de Nupel

De los tres lotes que figuraban en la relación de bienes de la firma que heredó parte de la actividad de Nupel, el buque insignia de Jorge Dorribo, encontraron comprador dos de ellos. Se los llevó Safety Cash.

El lote uno, valorado en 43.907 euros, estaba compuesto por cajas apilables, estanterías, estructuras metálicas, maquinaria de nave, máquinas de aire acondicionado, traspaletas y una elevadora. Le adjudicaron todo este material en 2.000 euros.

El lote dos, que se vendió en 550 euros y que estaba valorado en 4.000, incluía mobiliario, ordenadores y un televisor.

Las existencias, que constituían el lote tres, en el que figuraban los kits diseñados especialmente para clubes de alterne, al no encontrar comprador, tendrán que ir ahora a adjudicación directa, si es que aparece alguien interesado.

Dimegen presentó concurso de acreedores a mediados de julio de este año, con un pasivo que rondaba los 50.000 euros. Nació en el año 2011 de la mano del empresario de hostelería Juan Corral, que trató de hacerse con la cartera comercial de Nupel.

Una de las especialidades del entramado de Jorge Dorribo eran los botiquines de empresa, incluidos los de los barcos, de los que vendió centenares de ellos a diferentes compañías de la provincia. Y también, por lo que parece, los productos de primera necesidad para los clubes de alterne, aunque no se explica con facilidad la inclusión en el kit de un peine.

crónica subasta en el juzgado mercantil

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los kits diseñados para clubes de alterne de Dimegen no encontraron comprador