El gobierno de Orozco no llega al aprobado y la oposición, aún peor

El mandato se ha caracterizado por la falta de nuevos proyectos

x.m.palacios
lugo / la voz

El cansancio ha llegado también a los ciudadanos lucenses, que tradicionalmente valoraban bastante bien a sus líderes políticos en comparación con las demás ciudades gallegas. Pero en esta encuesta de Sondaxe los lucenses ya suspenden al gobierno, y todavía más a la oposición.

Quizá tenga que ver con que Orozco se presente por quinta vez sin que el PSOE sea capaz de aportar un nuevo líder con más fuerza, pero lo cierto es que la valoración al gobierno local es de 4,18, es decir, no llega al aprobado. Y la oposición, puntuada en conjunto, sin distinción entre PP y BNG, es valorada todavía peor, con un 3,70.

Si comparamos los datos del gobierno lucense con los de otras ciudades gallegas, solo están peor valorados los de Santiago, con un 3,33, y Ourense, con un 3,52; dos ciudades en donde las operación Pokemon ha dejando en el último año dos gobiernos completamente destrozados y desacreditados. Sin embargo, el gobierno coruñés alcanza una valoración de 4,59 y el de Vigo, un 5,56.

Por otro lado, a la repercusión de la operación ? en una ciudadanía menos tolerante con la corrupción que hace años hay que sumarle otros casos que también han seguido coleando en Lugo en estos años. Así ha ocurrido, entre otros, con la trama de las multas de tráfico, que obligó a sentarse en la Audiencia a un ex subdelegado del Gobierno y a varios alcaldes. En el ámbito del urbanismo, el asunto de las torres de O Garañón, levantadas junto al parque Rosalía de Castro, ha seguido envolviendo la vida municipal.

La baja valoración del gobierno local de Lugo y de los de Santiago y de Ourense parece mostrar cómo la vertiente judicial ha afectado a unas corporaciones que en estos cuatro años tampoco han tenido una capacidad de presentar nuevos e innovadores proyectos a la ciudadanía. Al margen del efecto paralizante de la crisis en cuanto a inversiones, en el caso de Lugo, además, se ha visto cómo, una vez más, los proyectos siguen en una fase de lento avance y cómo las obras se encuentran en una ejecución no más ágil.

No ha sido muy fructífero este mandato para otro de los grandes objetivos del centro de Lugo en los años pasados, la rehabilitación del antiguo cuartel de San Fernando para usos culturales. Fracasado el proyecto de construir en el edificio un auditorio por la oposición de Icomos, organismo vinculado con la Unesco que consideró negativo el impacto que se causaría en la Muralla, la historia del inmueble desde entonces es una sucesión de capítulos que conjugan el progresivo abandono y la falta de concreción de las administraciones para afrontar inversiones que den al edificio alguna utilidad. Una vez que se decidió que se dedicaría a museo de la romanización, Xunta y gobierno de Orozco llevan más de dos años dándose mutuamente excusas de mal pagador y el edificio en estos momentos presenta inicio de ruina, hasta el punto de que han tenido que buscar una cuantía económica para una reparación de urgencia. En definitiva, invertir dinero en un edificio solo para que no se caiga, en vez de empezar a construir el museo prometido y muy necesario.

Al mismo tiempo, la inversión que dotará a la ciudad de un equipamiento cultural ahora inexistente, el Auditorio que se levanta en Magoi, sigue en obras y en previsión de inaugurarse con menos equipamiento del de su totalidad.

Mala imagen

Por otra parte, si la imagen de los políticos no es buena, la que en este año próximo a su final ha ofrecido la ciudad ha sido muy mala en algunos momentos. La huelga de los trabajadores de la empresa Urbaser, encargada de la recogida de basuras, coincidió con la fiesta del Arde Lucus, uno de los momentos de mayor presencia de forasteros en la ciudad, y se arrastró durante semanas siguientes del verano, con lo que la mala imagen de la urbe se vio unida con problemas ambientales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El gobierno de Orozco no llega al aprobado y la oposición, aún peor