«La sociedad no está preparada para legalizar la prostitución»

La meretriz Montserrat Neira analizó el mundo que rodea al sexo por dinero

uxía gesto
lugo / la voz

Arropada por un buen número de interesados en su vida, la prostituta Montserrat Neira habló el martes en el Ateneo Libertario de Lugo sobre su experiencia personal y profesional. Según ella misma cuenta, hablar sin tapujos sobre la prostitución no resulta fácil en pleno siglo XXI. Nacida en un contexto de exclusión social y ante las adversas dificultades para sacar adelante a su hijo, Montserrat no encontró otra opción que comenzar a ejercer la prostitución. Para la meretriz no fue tarea fácil reconocer ante amigos y familiares a qué se dedicaba. «Sientes culpa, miedo y vergüenza por lo que puedan decir. En mi caso llegó a afectarme psicológicamente pues he recibido insultos de todo tipo que me hacían sentir inferior a los demás», confiesa. Motivada por sus propias inquietudes, la mujer se matriculó en Ciencias Políticas a los 34 años.

Actualmente, con su carrera terminada, continúa ejerciendo como autónoma en su propio piso. Entre Barcelona y Galicia, Montserrat atiende a clientes que presentan alguna discapacidad como síndrome de Down, tetrapléjicos, amputados, paralíticos cerebrales o parapléjicos, entre otros. «La sociedad los considera asexuados solo por tener alguna limitación. No son enfermos, son personas iguales al resto y que tienen las mismas necesidades», explica.

Legislación vigente

La legislación actual sobre el negocio de la prostitución fue otro de los temas que más debate suscitó. La prostitución en España no es ilegal siempre y cuando sea ejercida por una persona adulta y por voluntad propia. Por el contrario, sí es delito que un individuo extorsione, fuerce o se lucre por el trabajo de terceras personas. Algunas ciudades han elaborado ordenanzas que sancionan el ejercicio de la prostitución en las calles, en algunos casos tanto al cliente como a la meretriz. Existen políticas públicas centradas en dar formación e insertar a estas mujeres en el mercado laboral. «Sin embargo, esto no es suficiente. Es necesario un apoyo psicológico que ayude a superar el estigma», explica Montserrat.

Entre las propuestas que defiende, aboga por un marco jurídico que proteja a las prostitutas. «Quiero pagar impuestos y tener los derechos de cualquier trabajador. Sin embargo, la sociedad ha perdido la línea liberal de antaño y no está preparada para considerar la prostitución como cualquier otro trabajo», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«La sociedad no está preparada para legalizar la prostitución»