Sánchez Vilariño presentó concurso de acreedores voluntario como persona física

El empresario recurrió a esta vía por sus avales personales al grupo Cinur


lugo / la voz

El administrador de Cinur y expresidente de la CEL, Guillermo Sánchez Vilariño, presentó concurso de acreedores voluntario como persona física, con propuesta anticipada de convenio. El pasivo supera los cinco millones de euros. El Juzgado Mercantil nombró administrador a Ayse Lucus S.L., que es el mismo que fue asignado al concurso de Consultores Urbanísticos e Inmobiliarios.

Sánchez Vilariño presentó concurso dos años después de iniciar los trámites con Cinur, la empresa constructora que tenía una deuda en aquel momento de 78,6 millones de euros. De ellos 48,8 correspondían a Novagalicia Banco, hoy Abanca. El empresario lucense se vio obligado a dar este paso como consecuencia de los avales suscritos sobre su patrimonio personal.

Entre las propiedades del empresario figuraba el pazo de Caldaloba, en Cospeito, una casa solariega de estilo barroco, construida en el siglo XVIII y que dispone de capilla propia. Esta construcción está a la venta en varios portales inmobiliarios de Internet y le aplicaron diversas rebajas sobre el precio inicial, pero no fue vendido.

El administrador concursal de Cinur recogía en su informe, presentado en noviembre del año 2012, que esta empresa le debía a su propio administrador 3,4 millones de euros.

La insolvencia de Cinur

Ayse Lugo señalaba a finales del 2012 que las causas que llevaron a Cinur a la insolvencia fueron, además de las generales del sector de la construcción, otras especiales y directas, relacionadas con NCG Banco S.A.

Según Ayse Lugo, el administrador de hecho del grupo de empresas de Sánchez Vilariño era el actual Abanca. Recogía que NCG Banco tuvo sobre la empresa capacidad de decisión, de disposición sobre su estructura financiera, acceso a la información interna y control de su estructura comercial.

El informe recogía los intentos de Cinur de llegar a un acuerdo con sus acreedores y poner en marcha un plan de viabilidad, sobre la base de un convenio. La propuesta, sin embargo, no consiguió las adhesiones que estipulaba la ley. Desde hace ya varios meses están preparando una propuesta para evitar que Cinur vaya a liquidación.

Más del 90% del capital

Cinur, la compañía a la que Guillermo Sánchez Vilariño aportó el 91,7% del capital, se dedicaba a la venta de inmuebles y llegó a tener delegaciones en Fuerteventura, Tenerife, Las Palmas y A Coruña, y hasta proyectos de negocios de construcción en países del este de Europa.

El buque insignia del empresario lucense posee participaciones en otras sociedades como Andor Construcciones y Desarrollos Urbanísticos, en liquidación ya en 2012; Viraventos Energy; Viraventos Eólica S.L.; Cinur BMP Lawyera & Consultantas Holding S.L.; Xeración Rural; Cinur Global Investiment; Cinur Arrendamientos Urbanos S.L.; Cinur Bahía Clara; Eólica Nordés y Burgos Investiment S.R.L.

El expresidente de la CEL, antes que a Cinur, llevó a concurso a Radio Récord Montajes Electrónicos. Esta sociedad inicio la fase de liquidación en el año 2013.

Los acreedores tienen ahora un plazo de un mes para hacer valer sus derechos en el concurso y justificar la existencia de sus créditos, según figura en el edicto publicado por el Registro Mercantil y que se encuentra colgado en su tablón de anuncios.

Otros precedentes

El concurso de Cinur no es el primero que arrastra consigo al administrador, como consecuencia de los avales personales suscritos en su momento para tratar de mantener en pie la empresa. En Lugo existe otro conocido precedente, el de Cemar, que obligó a concursar también a dos de las propietarias -madre e hija- de la cadena de supermercados que desapareció hace meses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Sánchez Vilariño presentó concurso de acreedores voluntario como persona física