Apoyo a los curas que abandonaron «por amor»

Un sacerdote chairego cree que muchos ex compañeros podrían realizar un buen papel


Vilalba

Hay sacerdotes que algún día, «por amor», se vieron obligados a dejar su labor pastoral, cuando en realidad podrían estar prestando un buen servicio a la Iglesia. Así se expresa Luis Rodríguez Patiño, que atiende sendas parroquias en los concellos chairegos de Xermade (Momán) y de Guitiriz (Labrada) así como otras en Aranga y en Monfero. El párroco subraya que además, si participasen en la Iglesia al frente de feligresías, esos sacerdotes casados podrían también aplicar la experiencia de «la vida en familia y sus dificultades».

Patiño recalca que el celibato sacerdotal es vista por muchos como una «injusticia» contra su vocación religiosa, y añade que ese asunto no puede permanecer en la Iglesia como «un tabú intocable» y debe ser modificada la correspondiente legislación.

Ve próximo el final

El párroco de Momán y de Labrada recuerda que ya Pablo VI reflexionó sobre este asunto, y cree fundado establecer que «pretendió seriamente la abolición del celibato obligatorio», aunque sin llegar hasta el final en ese propósito. De todos modos, afirma que ahora ve síntomas de que la abolición del celibato obligatorio está próxima, con lo que ese aspecto pasará a convertirse en «algo histórico». Y así, subraya, se habrá dado un «pequeño avance», un «pasito en la senda de los derechos humanos»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Apoyo a los curas que abandonaron «por amor»