Carreteras de Lugo retroceden al año 1996 por falta de atención

El pavimento de la N-VI está totalmente destrozado en varios tramos


lugo / la voz

El estado de algunos tramos de las carreteras que atraviesa la provincia de Lugo es tan deplorable que las hace retroceder casi veinte años. Ese es el caso de trayectos de la N-VI que se encuentran en un estado muy parecido al que tenían en 1996 , lo que había provocado la petición de intervención de Fomento por parte de diversos concellos, como fue el caso del de Guitiriz. En una situación muy similar se encuentra el trayecto de la N-642 entre Lugo y el municipio de Castro de Rei.

La auditoría realizada recientemente por la Asociación Española de la Carretera sobre la salud de la red viaria nacional presentaba unos resultados alarmantes. No hay inversión y los pavimentos están deteriorados, mal pintados y faltan señales. De ese negro panorama no se salva la provincia de Lugo.

La N-VI es uno de esos viales que en varios tramos próximos a la capital lucense presenta un estado preocupante. El pavimento está resquebrajado en muchas zonas y hundido en otras. El riesgo de accidente se incrementa por esta situación que, de momento, no tiene pintas de mejorar.

En el año 1996 la carretera tenía un estado similar. Por aquel entonces, varios alcaldes y colectivos sociales tuvieron que movilizarse para reclamar una mejora que tardó en producirse y que supuso un fuerte inversión para Fomento.

Conductores que usan a diario la N-642 indicaron que el estado de la misma en el trayecto entre Lugo y las cercanías del desvío de Viladonga es pésimo. «Hai afundimentos que por veces provocan sustos sobre todo cando se adianta. Intentas volver ao teu carril e o pavimento tira hacia fóra. Quen non coñeza a situación e nun día de choiva pode levar un apreto», explicó un conductor que utiliza el vial un par de veces al día.

Otro tramo con pavimento en pésimas condiciones es el de la N-634 entre Abadín y Mondoñedo, básicamente en A Xesta. Durante muchos años soportó un gran volumen de Tráfico y fomento no invirtió porque estaba pendiente de abrir el tramo de la A-8 que discurre por los municipios de Mondoñedo y Lourenzá. Ahora precisa una urgente reparación.

También se encuentra en un total abandono la carretera Monforte-Chantada. En el último año hubo unos rebacheos, pero el vial necesita una capa general porque los socavones ya son muy visibles en algunos puntos como es el caso de la zona de Belesar.

El puente de As Saamasas, que da servicio a los usuarios de las carreteras de Ourense y Santiago es los días de lluvia un gran peligro. No desagua y se forman grandes balsas. A eso hay que añadir que el pavimento también se encuentra en un estado deficiente y que incluso está deficientemente pintado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Carreteras de Lugo retroceden al año 1996 por falta de atención