Una peregrinación a Santiago con un pincel en la mochila

El vilalbés Eduardo Baamonde ilustra con acuarelas un cuaderno de viaje


vilalba / la voz

Un peregrino puede llevar en su mochila lo que estime conveniente para soportar la dureza de las etapas. Puede ocurrir que también, no por dureza sino por circunstancias personales, precise acuarelas para pintar edificios y paisajes. Así se desarrollan iniciativas como el Caderno de viaxe do Camiño Norte, que acaba de publicarse por iniciativa del colectivo ribadense Casa das Letras y que contiene ilustraciones del pintor vilalbés Eduardo Baamonde, además de textos de varios autores. Parajes y lugares de la ruta entre Ribadeo y Santiago han sido captados por la acuarela de Baamonde, que reside en Cambados desde hace años y que usó esa técnica pictórica por ser «fresca» y por permitir un trabajo «rápido». Aunque recorrió el Camino Norte con desplazamientos a los lugares que quería plasmar, usando el coche en fines de semana, el sistema de trabajo fue sencillo: «Camiñaba e debuxaba, que son actividades que me atraen moito», dice.

Lugares como Mondoñedo o Sobrado dos Monxes ya resultan conocidos por su riqueza artística, aunque él asegura que este camino, por ser menos conocido que el Francés, guarda aún otros alicientes: «Gozar da paisaxe en pleno silencio é algo que paga a pena», afirma. La idea de la citada asociación es continuar la iniciativa en otras rutas jacobeas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una peregrinación a Santiago con un pincel en la mochila