Los lobos matan perros de caza en varias parroquias de Guitiriz

Los cazadores pidieron una batida, aunque no encontraron ninguno


vilalba / la voz

Los ataques de lobos en el municipio de Guitiriz se están cobrando nuevas víctimas, los perros de caza. En las últimas se manas se han dado algunos casos, con lo que la cifra de animales muertos por esa razón, dentro de unas circunstancias que tienen su origen en el año pasado, se sitúa en siete u ocho.

Los ataques se han producido en diversas parroquias del municipio. En algunas, como Os Vilares, la presencia de lobos ya no era extraña en décadas pasadas. En cambio, se han notado también los efectos de esos animales en zonas como Parga o Mariz, donde era menos frecuente su aparición. Sí hay constancia, según explicaciones de vecinos, de que los lobos merodeasen por las inmediaciones de la sierra de la Cova da Serpe, en una zona del suroeste del municipio próxima a Friol y a Sobrado dos Monxes, pero no en partes algo alejadas.

En la muerte de los perros de caza también parece influir que esos animales, siguiendo el rastro de un jabalí o de un corzo, se pueden apartar de sus dueños y del resto de la cuadrilla y llegar a moverse a una considerable distancia. Esos momentos pueden ser aprovechados por los lobos para sus ataques, según explicaciones recabadas ayer.

De todos modos, la presencia de lobos se ha notado incluso en pleno día. Así ocurrió, por ejemplo, en la parroquia de Mariz, en donde unos cazadores, alarmados al oír ladridos de perros, se acercaron al remolque donde estaban guardados, y allí observaron cómo un lobo se movía por los alrededores. Al notar esa presencia, el lobo acabó alejándose del lugar.

La muerte de los perros supone, por otro lado, un notable contratiempo económico para los cazadores. Jesús Veres, directivo del tecor de Guitiriz, explica que algunos pueden llegar a costar unos 4.000 o 5.000 euros.

La situación movilizó a los cazadores de ese tecor, que en semanas pasadas efectuaron una batida tras haber logrado la correspondiente autorización de la Xunta. Se desplazaron por una amplia zona de la parte occidental del municipio, pero no encontraron ningún lobo pese a haber visto algunas pisadas de ese animal.

Contaban con autorización para matar un lobo, y Veres explicaba ayer que aunque no habían cubierto ese cupo, será preciso tramitar de nuevo la autorización si se desea salir al campo en otra batida.

También becerros y potros

Los daños causados por lobos no se ciñen solo a las muertes de perros de caza, ya que en los últimos tiempos, como afirmó Veres ayer, se han registrado también ataques a becerros -al menos hay constancia de dos- y a potros. «Está atacando seguido», dijo. Los becerros se encontraban en fincas de parroquias distintas, mientras que los potros estaban relativamente cerca del embalse de San Juan, situado en la parroquia de San Juan de Lagostelle, al norte de la capital municipal.

Alguno de los animales fallecidos pueden costar 4.000 o 5.000 euros

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Los lobos matan perros de caza en varias parroquias de Guitiriz