La Audiencia suaviza las medidas impuestas a García Adán

El cabecilla de la Carioca solo tendrá que comparecer una vez al día


lugo / la voz

Aunque confirmó plenamente todas las medidas impuestas por parte de la jueza instructora, la Audiencia Provincial de Lugo suavizó las acciones cautelares que pesan sobre José Manuel García Adán, el presunto cabecilla de la operación Carioca. Ya no tendrá que presentarse mañana y tarde en la comisaría o cuartel más próximo. Una vez al día bastará. Hasta ahora tenía que hacer sus comparecencias a las diez de la mañana y a las siete de la tarde.

El abogado del acusado comunicó al Juzgado de Instrucción número 1 que Adán dejó de residir en Valencia, a donde se fue después de abandonar la prisión, y ahora fijó domicilio en una población de Alicante. El letrado advierte que en dicha localidad el cuartel únicamente permanece abierto en horario de mañana con lo cual el imputado no podría acudir por la tarde.

La Audiencia le mantiene, sin embargo, la prohibición de salir del territorio nacional y la retención cautelar de su pasaporte. Tampoco puede fijar su residencia en Galicia, comunidad autónoma en la que no podrá residir.

El alto tribunal lucense mantiene, a su vez, que García Adán no podrá comunicarse con un total de doscientas personas, la mayoría mujeres, que intervienen como testigos en la causa. Asimismo no podrá hablar con las personas que estén trabajando o que hayan podido ejercer la prostitución en los clubes Eros, Scorpio, Queens, Colina, Eclipse, Liverpool y Volvoreta, que fueron investigados en la causa.

El presunto proxeneta seguirá teniendo colocado un dispositivo de geoposicionamiento. De hecho, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado controlan los movimientos a través de los datos que proporciona la pulsera que le fue colocada.

La jueza explicó en su momento en un auto que dichas medidas cautelares eran «absolutamente necesarias para proteger debidamente a las víctimas de los delitos investigados, personas que por sus circunstancias personales, vulnerables; se trata con ello de dar no solo protección física, sino también, y de forma fundamental psicológica, a las víctimas así como evitar posibles injerencias en testimonios que puedan prestar el día del juicio».

José Manuel García Adán pasó cuatro años encarcelado como consecuencia de la operación Carioca. Quedó en libertad a principios del pasado mes de octubre al cumplirse el plazo máximo de privación de libertad. A mayores del juicio por esta investigación tiene otro pendiente por maltratos a su ex.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La Audiencia suaviza las medidas impuestas a García Adán