El museo de Mitra, inaugurado ayer, un viaje en el tiempo hasta el siglo I

La USC y el Concello firmarán un convenio para abrirlo al público


lugo / la voz

Es el resultado del trabajo realizado desde 1999, en ocasiones de modo muy lento y otras al borde de la paralización. El museo de la Domus do Mitreo, la exposición in situ de los restos hallados en la excavación del solar sobre el que se levanta el edificio para usos culturales del Vicerrectorado (plaza de Pío XII), es por fin una realidad oficial. Fue inaugurado ayer, en medio de comentarios altamente elogiosos de quienes participaron en este acto. Pero, en la línea de lentitud que marcó la ejecución de este proyecto, para que sea visitable a diario por el público aún será necesario que firmen un convenio el Ayuntamiento y la USC. El museo inaugurado costó cuatro millones de euros. La Xunta estuvo representada por el conselleiro de Cultura, y hubo numerosos comentarios acerca de la ausencia del presidente de Galicia.

En la mesa de la presidencia se sentaron, e intervinieron, el alcalde, José López Orozco; el conselleiro de Cultura, Jesús Vázquez; el rector de la USC, Jesús Casares Long, y el arqueólogo que dirigió la excavación y la investigación, Celso Rodríguez. Del presupuesto total, la Xunta aportó 2,3 millones y el Concello casi 580.000 euros. El museo es fruto de un convenio Xunta, Concello y USC.

El arqueólogo Celso Rodríguez explicó qué se halló en la excavación del solar y su interpretación; en síntesis, lo que puede verse en el museo. Inicialmente hubo en este ámbito urbano una casa romana, levantada sobre los restos de otra edificación. Tenía un patio porticado. Quien diseñó el edificio, trazó antes un plan hidráulico, para abastecer de agua a la casa, evacuar las aguas residuales y evitar las humedades. Rodríguez explicó que a partir de año 200 o 212 el edificio sufrió una gran reestructuración, que afectó a la primera planta y que supuso la construcción del mitreo, el templo dedicado al dios Mitra, una religión importada de oriente básicamente por el estamento militar. El templo tenía un pórtico, una nave central y una zona principal. A partir del año 350 se destruye el mitreo.

Alrededor del año 270 la casa fue expropiada para la construcción de la Muralla, explicó el arqueólogo; en este punto -añadió- se aprecia toda la secuencia de la Muralla, que estuvo encalada. Una vez construida, se derruyó de manera programada una parte y se construyó una calle; para entonces aún existía el mitreo, que, como ya se indicó, fue destruido entorno al 350.

Las excavaciones permitieron intervenir en el adarve y en el cubo, y localizar una escalera y restos de una torre destruida en el siglo XVI. También se localizó la anterior rampa de acceso a la Muralla (junto a la actual), destruida durante las guerras carlistas. En la etapa medieval, este solar fue un taller para la construcción de la catedral y allí tuvieron su asiento los canteros. A partir del siglo XII ocupan este ámbito los gremios, concretamente el de espaderos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El museo de Mitra, inaugurado ayer, un viaje en el tiempo hasta el siglo I