El PP intenta convertir O Garañón en un bumerán contra Besteiro

Dice que el exedil de Urbanismo debe explicaciones a los lucenses


lugo / la voz

El PP puso ayer en el centro de la crítica política al exconcejal de Urbanismo y actual presidente de la Diputación, José Ramón Gómez, al conocer que el promotor de la urbanización de O Garañón acude a la vía judicial para reclamar 25 millones al Concello y que el Juzgado de Instrucción número 2 acordó mantener las medidas cautelares, entre ellas la paralización de las obras, que pesan sobre dicho desarrollo urbanístico. Dijo que Besteiro es el alma máter de la citada urbanización y, junto con el alcalde, López Orozco, «o máximo responsable desta aberración». El Bloque, por su parte, opina que en los juzgados tienen que tramitar con la mayor diligencia posible todos los frentes abiertos en este asunto.

El portavoz de los populares en el Ayuntamiento, Jaime Castiñeira, señaló ayer que el caso de O Garañón se cerrará probablemente cuando ya no esté en el Ayuntamiento el actual alcalde, José López Orozco. Quizá por eso cargó especialmente las tintas en el exconcejal de Urbanismo y actual presidente de la Diputación, Gómez Besteiro, al que buscó el flanco de aspirante a la secretaría general del PSdeG. Dijo Castiñeira que el candidato a dirigir el socialismo gallego puede aprovechar su gira por Galicia para explicar todo lo relacionado con O Garañón.

Explicaciones

Castiñeira declaró: «Estou seguro de que aos lucenses, máis que o seu proxecto político, se é que o ten, o que lles importa é a herdanza que nos deixou». Y cree que en las filas socialistas algunos compañeros de Besteiro en el grupo municipal también esperan respuestas.

El portavoz popular recordó que desde que se dieron los primeros pasos para la polémica urbanización avisó de que acabaría costándole cara a la ciudad. Aludió a la reclamación (25 millones) que, por vía judicial, plantea el promotor al Ayuntamiento y dijo que si hubiera que pagarla equivaldría a cuatro veces el capitulo de inversiones del presupuesto municipal del 2012. El Concello «tería que pasar catro anos sen cambiar nin unha bombilla».

Bloque Nacionalista

La concejala nacionalista Paz Abraira cree que una vez más, con el reciente auto que mantiene la paralización de las obras de O Garañón, se pone de manifiesto que tenían razón cuando opinaban que en este asuntos los acuerdos adoptados no favorecían los intereses de la ciudad. Destacó también que los nacionalistas estaban convencido desde el principio de que el convenio establecido en su día entre el Concello y el promotor era lesivo para el interés común.

Abraira señaló que le produce satisfacción que el juzgado mantenga las medidas cautelares, pero cree que ya es hora de que todo lo relativo a esta urbanización avance con rapidez en la vía judicial. Opinó que hay que buscar cuanto antes «unha solución a ese mamotreto, que se está deteriorando».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El PP intenta convertir O Garañón en un bumerán contra Besteiro