Ternera gallega y Rubia Gallega presumen de carne

la voz

Durante décadas tuvimos a menos nuestros productos, «os da terra», frente a los que venían de fuera de Galicia. El paso de los años y el esfuerzo de muchos productores están cambiando esa percepción entre los consumidores, capaces de mirar con lupa las marcas de televisiones o de coches o de ropa o de lavavajillas de las multinacionales que todos nos sabemos de memoria pero no apreciar la procedencia de una carne, de un pescado, de un vino o de un queso.

Una buen ejemplo de que haciendo las cosas bien se puede conseguir un producto de calidad y de marca es la sociedad que desde hace un año tienen en común dos marcas que por sí solas ya son garantía: Ternera Gallega y Rubia Gallega. Ayer, sus presidentes (Jesús González y César Dorado, respectivamente) y directivas presentaron los datos de la marca de ternera gallega suprema. En un año se sacrificaron 4.454 terneros de menos de diez meses, lo que supuso 983.207 kilos de carne. Un 75% del mercado de este sello de calidad suprema se vende en Galicia, mientras que el 25% va para fuera, lo que se considera un éxito para un solo año de vida.

Técnicos de Ternera Gallega y de Acruga siguen trabajando en la mejora genética de los animales y en la alimentación más idónea para conseguir la jugosidad que tiene nuestra ternera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ternera gallega y Rubia Gallega presumen de carne