«Lo pasé mal al emigrar, pero fue peor volver a Lugo. Ya no sé qué hacer para lograr trabajo»


Josefa nació en Ribeira de Piquín y emigró a Bruselas con 18 años. «Lo pasé mal al emigrar, pero fue peor regresar a Lugo», relata la mujer, que ahora tiene 58, y lleva desde el 1993 trabajando como cuidadora temporal en residencias de la Xunta. Pero ahora las listas no se mueven. Su último contrato duró 8 días y fue en Burela por Navidad. «Ya no sé qué hacer para lograr trabajo. Estoy apuntada en un cursillo de cocina, pero no me dan llamado. Hasta le dije al del Inem si le podía traer un jamón. Y me dijo que ojalá eso valiera de algo, pero está la cosa muy mal». Casada y con dos hijos, el recuerdo de la emigración no la abandona. «Si fuera joven volvería para allá tranquilamente. En Bruselas trabajaba de día en una mercería y de noche limpiando oficinas, pero vivía muchísimo mejor que aquí. Tenía sábados y domingos libres y pude conocer Reino Unido, Holanda, Luxemburgo... Aquí no me da ni para ir de vacaciones», lamenta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Lo pasé mal al emigrar, pero fue peor volver a Lugo. Ya no sé qué hacer para lograr trabajo»