Un plan de 1960 proponía fusionar o suprimir 13 concellos lucenses

El Ministerio de la Gobernación buscaba mejorar comunicaciones y optimizar recursos


lugo / la voz

El debate actual sobre la posible fusión de concellos, sobre la necesidad de reformar el mapa municipal para optimizar recursos, no es algo nuevo. La historia nos deja, desde finales del siglo XVIII, sobrados ejemplos de los intentos -infructuosos, la mayoría- que se hicieron. Uno de ellos fue en plena dictadura franquista. Se trata de un plan de reforma de la división provincial en términos municipales elaborado en 1960 que, en el caso de Lugo, propone suprimir o fusionar 13 concellos para buscar una mejora en las comunicaciones, servicios y que «cada municipio sea capaz de poder desenvolverse en todos los órdenes con la mayor holgura posible para poder realizar los fines morales y materiales de sus habitantes, que son el objeto y la justificación de su existencia».

Para cada provincia hay una propuesta, acompañada de los cambios detallados de fusiones, supresiones, segregaciones o agregaciones, una justificación de las variaciones y un mapa explicativo. La tarea la emprendió el Ministerio de Gobernación, a través de la Dirección General de la Administración Local. Se trata de un primer paso que habría que perfilar y mejorar, pero que nunca se llevó a cabo.

Los tres tomos del documento referente a la provincia de Lugo, generado por el Gobierno Civil, se encuentran en el Arquivo Histórico Provincial de Lugo, que dirige María Dolores Pereira.

Cambios propuestos

El documento de 1960 es claro y directo, tanto en los cambios como en la argumentación para justificarlos. A grandes rasgos, se estima la posibilidad de suprimir o fusionar 13 concellos: O Vicedo y Xove se integrarían en Viveiro; Alfoz se fusiona con O Valadouro; Riotorto y el antiguo concello de Vilaoudriz se unen al de a A Pontenova, que pasaría a llamarse Puentenuevo de Riovilla; Ribeira de Piquín quedaría integrado en Meira; Rábade y Outeiro de Rei se fusionan y se denominaría Otero de Rábade; Negueira de Muñiz se incorporaría a A Fonsagrada, y otra parte a Asturias; Antas de Ulla y Monterroso, unidos, se llamarían Monterroso de Ulla; O Páramo y Paradela se unirían a Portomarín; Samos entraría en Sarria, y Ribas do Sil se integraría en Quiroga.

A su vez, estas agrupaciones sufrirían segregaciones o agregaciones de parroquias, concretamente, en 36 municipios.

Los únicos concellos que no sufrirían variaciones según este plan de 1960 son Abadín, Barreiros, Carballedo, Castroverde, Cervantes, Chantada, Friol, Lourenzá, Lugo, Mondoñedo, Muras, As Nogais, Ourol, Palas, Ribadeo y Trabada.

De estos cambios resultarían concellos como Otero de Rábade o Monterroso de Ulla

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

Un plan de 1960 proponía fusionar o suprimir 13 concellos lucenses