Bajan la pena a 5 acusados porque los hechos fueron hace 14 años

Xosé Carreira LUGO / LA VOZ

LUGO

Los imputados pedían créditos irregularmente para comprar bienes

14 dic 2011 . Actualizado a las 15:16 h.

Que la justicia sea lenta tiene premio para algunos. Cinco personas que fueron culpadas de estafa por el fiscal obtuvieron una sustanciosa rebaja en la petición de condena como consecuencia de que los hechos fueron cometidos hace unos catorce años y hasta ayer no llegaron a la sala de vistas. Así las cosas, de una pena global de quince años y medio que reclamaba inicialmente la acusación pública, la condena real total para todos los imputados no llega a los 45 meses.

La situación vivida ayer en el juicio que tuvo lugar en la Audiencia Provincial de Lugo, en el que ya ni tan siquiera llegaron a practicarse pruebas porque los acusados aceptaron la sustanciosa rebaja planteada por el fiscal, pudo haber sido todavía más atípica. El caso, según algunas fuentes, pudo llegar a la prescripción con lo cual los imputados habrían salido totalmente absueltos.

Finalmente, las penas pactadas y aceptadas por los imputados fueron de nueve meses de prisión y una multa de cinco meses a razón de cinco euros diarios para J.M.R., J.L.B. y M.F.L.; seis meses y tres meses de multa a cinco euros para E.C.S. y tres también para R.S.R. A mayores, los imputados J.M.R., R.S.R. y J.L.B., sumaron condenas de tres y cinco meses más de prisión.

Pisos y un Mercedes

Los condenados compraron inmuebles y un Mercedes con créditos solicitados de manera fraudulenta a las entidades bancarias. La policía en su momento había realizado en la capital lucense una amplia operación que supuso el desmantelamiento de un grupo que se dedicaba a esta actividad ilícita. De hecho, en el procedimiento que se resolvió ayer hubo otros dos detenidos, sin embargo el fiscal acordó no formular acusación alguna contra los mismos debido a que no pudo acreditar suficientemente su participación en los hechos.

Algunos de los condenados ayer intervinieron en la adquisición, en el mes de septiembre de 1997, de un piso en la avenida de A Coruña, por importe de 60.101 euros. Para pagar esta cantidad, uno de ellos solicitó un crédito hipotecario por importe de 81.256. Para despistar, fueron utilizadas copias de nóminas y declaraciones de la renta que prepararon personas desconocidas a nombre de otra persona. Las fotocopias fueron presentadas ante una entidad que, finalmente acabó concediendo el crédito solicitado.

Según el fiscal, una vez pagado el precio de la vivienda, los acusados repartieron, según un acuerdo previo el dinero sobrante en perjuicio de la entidad crediticia a la que adeudan 13.626 euros.