Vilalba recupera la loita galega

El Club de Loitas pone en valor una actividad que estuvo a punto de perecer


lugo / la voz

Tumba, chimpa, caiados... Son muchos los nombres que a lo largo de los años, y por toda la geografía, ha recibido la modalidad que, de la lucha, se practicaba por estas tierras del noroeste peninsular. Con diferentes variantes, la loita galega es una realidad que se fue apagando con el tiempo, hasta el punto de que en algunos lugares sus restos ya solo se encuentran escarbando en la memoria de los más viejos. Un ejercicio de historia oral en el que ha puesto su empeño en Vilalba el Club de Loitas, que el sábado realizó una exhibición en el marco de la feira medieval de la localidad.

«Esta modalidade está moi vinculada as festas das colleitas, as labores do agro», resalta Iván Castro, máximo responsable del club vilalbés, entrenador y un buen número de veces campeón de España de lucha libre olímpica. Al finalizar la primavera, y con la llegada del verano, aparecía el momento idóneo: las fiestas de los mayos, de la siega, la malla... Y como una actividad lúdica más, como un juego, la lucha. El declinar de todos estos festejos, la emigración y el abandono progresivo del campo contribuyeron a su paulatino olvido.

Claro que este deporte tradicional no constituía un todo único. Existían variantes específicas para cada zona, de ahí la diversidad de nombres. «En Vilalba facíase por retos», explica Castro. Un vecino desafiaba a otro, así hasta destronar al ganador. «A forma de agrupar era por tallas, por altura. E nalgúns lugares vense aínda as marcas que se utilizaban para distinguir a uns doutros», resalta.

En las cercanías de Lugo aún hay testimonios recientes de esta práctica en Rábade.

A Cambadela

En provincias como León, donde su lucha tradicional goza de muy buena salud, y es una práctica estructurada, perfectamente conservada y reglada, ha merecido serios estudios antropológicos sobre su origen, realizados desde su Universidad.

En Galicia, el club A Cambadela, de A Estrada, se ha dedicado a estudiar en profundidad esta cuestión, recogiendo datos por toda la comunidad. Son pioneros desde hace un cuarto de siglo. Incluso cuentan con un blog en donde dan cumplida información de todas las actividades que realizan, y han redactado un manual donde se muestran los principios básicos de este deporte, sin dogmatismos. Ellos han descrito diferentes mañas, o llaves, cada una con su nombre específico, cuya finalidad era derribar o inmovilizar al contrincante.

Como dice Iván Castro, «non se trata de inventar nada, se non de recuperar algo vencellado a nós, que era moi habitual, e que se foi esquecendo». Una actividad que no necesita de indumentarias especiales, o equipos caros. «Se facía no campo, coa roupa de faena, ou a peito descuberto, sen máis», indica. Y en Vilalba la mecha ha vuelto a prenderse.

crónica un deporte tradicional

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Vilalba recupera la loita galega